Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
J. A. OCAMPO / Candidato a presidir el Banco Mundial

“Vengo del mundo heterodoxo. Mi candidatura es un cambio”

Este economista colombiano, candidato a presidir el Banco Mundial, cree que tiene la mejor hoja de vida para ocupar el cargo en el organismo

El economista José Antonio Ocampo
El economista José Antonio Ocampo

Un economista heterodoxo que ha escrito libros con el Nobel Joseph Stiglitz puede presidir el Banco Mundial. No será fácil que lo elijan pues es latinoamericano y la tradición marca que un estadounidense presida ese organismo. José Antonio Ocampo, colombiano, da clases en la Universidad de Columbia, fue ministro de Hacienda y lideró la Comisión Económica para América Latina y el Caribe. Junto con Stiglitz, participó en el grupo de la ONU para reformar la arquitectura financiera internacional tras la crisis de 2008. El pasado viernes defendió su candidatura ante el directorio del Banco. Sus rivales son el médico surcoreano nacionalizado norteamericano Jim Yong-kim y la ministra de Economía de Nigeria, Ngozi Okonjo-Iweala. Antes del examen, conversó por teléfono con EL PAÍS.

Pregunta. ¿Qué cambios traería un economista heterodoxo?

Respuesta. Vengo del mundo heterodoxo. Mi candidatura representa un cambio en cuestiones que el Banco ha ido corrigiendo en parte. Varios economistas que han pasado por el organismo han contribuido a cambiar su visión. Pero hay que retornar al énfasis de la diversificación de las estructuras productivas para el crecimiento de los países de ingresos bajo. En materia social, las políticas tienen que aspirar a ser universales. La agenda de la lucha contra la pobreza tiene que incluir la lucha contra la desigualdad. Con los niveles de ingresos medios, como en Latinoamérica, deberíamos haber erradicado todas las formas de pobreza.

P. ¿Tiene posibilidades de ganar?

R. Si el proceso se da como fue acordado por el G-20 y por el directorio del Banco, sí. Modestia aparte, tengo la hoja de vida más completa.

P. ¿Pero conseguirá los votos? Si se unen todos los desarrollados, gana el candidato de EE UU.

R. Hay elementos para esperar que no voten todos juntos, como pasó en el FMI, cuando Canadá apoyó al candidato mexicano.

P. ¿Se puede unificar su candidatura con la de Okonjo?

R. Puede ser, pero tras las entrevistas con la junta directiva.

P. La Unión Africana apoyó a la candidata nigeriana. Pareciera que a los países latinoamericanos les cuesta más unirse.

R. América Latina está directamente representada por Brasil y Argentina. Espero esos apoyos y el de la otra silla que representa a países de América Latina, como México, y que hoy tiene España.

P. El ministro de Economía de Colombia, Juan Carlos Echeverry, ha dicho que usted afirma que su candidatura es simbólica.

R. Depende de si el proceso es simbólico o no. Espero que no. Que sea abierto y transparente, como se ha fijado. Pero si llega a ser simbólico, por lo menos es un testimonio que damos, con la ministra de Nigeria, de que estamos sembrando las semillas de un esquema diferente para elegir al presidente del Banco Mundial. No puede ser que el Banco y el FMI sean los únicos organismos internacionales donde no hay una competencia abierta.

P. ¿Qué opina de que lo presida siempre un estadounidense?

R. Es una tradición equivocada. Espero el día en que haya un candidato de EE UU al Fondo y un europeo al Banco.