Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El FMI dice que Grecia saldrá del euro si no cumple el ajuste

El organismo alerta de que el coste sería alto y habría riesgo de contagio en Europa

El Fondo Monetario Internacional (FMI) alerta, en un informe difundido el pasado viernes, de que Grecia podría llegar a sufrir una salida desordenada de la eurozona sin el apoyo financiero de este organismo, así como el de la Unión Europea (UE) y el Banco Central Europeo (BCE). Las consecuencias económicas serían muy costosas y habría riesgo de contagio al resto de Europa y, posiblemente, el resto del mundo. La depreciación de la moneda y la monetización del déficit dispararían la inflación, lo que presionaría sobre los salarios y otros costes, y se volatilizaría toda ventaja competitiva en la maltrecha economía helena.

El consejo ejecutivo del FMI aprobó esta semana movilizar 28.000 millones de euros hacia Grecia, su parte en el proceso de rescate. El informe que explica los riesgos de la concesión de esta ayuda pone de relieve que el Estado griego no cuenta con el margen de maniobra suficiente para absorber, sin el apoyo de las instituciones internacionales, choques económicos adversos. Le emplaza así a que no se desvíe ni un milímetro del programa de reformas que acompañan el plan de rescate, porque los riesgos son “excepcionalmente altos”. “No hay espacio para deslices”, han insistido durante toda la semana desde el organismo internacional.

Dicho en otras palabras, consideran “crítico” que la aplicación de los ajustes sea completa y en los plazos establecidos para que el plan de rescate tenga éxito. Y si Atenas se desvía de los objetivos marcados, la recesión que sufre será aún más severa y su deuda se dispararía aún más. Las elecciones previstas para abril introducen otro elemento de incertidumbre en el cumplimiento del plan previsto.

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, ya dijo al aprobarse el nuevo programa de rescate que estos fondos servirán para que Grecia pueda recapitalizar sus bancos, reducir la deuda con más margen a la hora de realizar ajustes estructurales y recuperar la competitividad de su economía por la vía de la reforma del mercado laboral, la liberalización y de privatizaciones.

El nuevo crédito cancela los desembolsos acordados en el primer plan de rescate, que se activó hace dos años. Eso incluye los que estaban pendientes de realizar. Hasta ahora se habían movilizado 20.000 millones de euros, de un total de 30.000 millones para completar los préstamos de la UE y el BCE. El nuevo programa de ayuda a Grecia incluye una primera entrega de 1.650 millones.

Al ser su ejecución más amplia en el tiempo, de cuatro años en lugar de los tres del primero, se facilita el reembolso por parte del FMI. Como resaltó Lagarde, el nuevo mecanismo da un “acceso excepcional” a Grecia a los recursos del organismo.