Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Báñez anuncia más facilidades para que los jóvenes creen empresas

La ministra de Empleo avanza que el colectivo podrá capitalizar el 100% de la prestación

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, y el ministro de Educación, José Ignacio Wert.
La ministra de Empleo, Fátima Báñez, y el ministro de Educación, José Ignacio Wert. EFE

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, ha avanzado este jueves que la reforma laboral que aprobará el Gobierno permitirá que se pueda usar el 100% de la prestación por desempleo (la conocida como capitalización) para poner en marcha una actividad.

Según la ministra, el objetivo es que los jóvenes que están en paro puedan utilizar el dinero de la prestación que les correspondería para poner en marcha negocios por cuenta propia. Hasta ahora, los hombres menores de 30 años y las mujeres de 35 años podrían cobrar hasta el 80% de la prestación a la que tenían derecho para poner en marcha una empresa y establecerse como autonómos.

También, según ha añadido Báñez, la reforma actualizará la formación profesional para dirigirla al empleo, simplificará los contratos y modificará sus bonificaciones, además de reorientar las políticas activas. Fuentes conocedoras del texto informan, por otro lado, que la nueva legislación limitará la prórroga indefinida de los convenios.

Junto a ello, se dará un impulso a los contratos a tiempo parcial indefinidos, apuntas las mismas fuentes. La vía que parece abrirse paso es la de flexibilizar al máximo las horas de este tipo de contratos (las que exceden la jornada firmada) dando más poder al empresario a la hora de decidir sobre estas, con lo que se atendería a una de las demandas históricas de CEOE para el trabajo a tiempo parcial.

En cuanto al tema más espinoso de la reforma, que pasa por cambiar la contratación y el despido, la intención del Gobierno es acabar con los contratos ordinarios que fijan una indemnización en caso de despido improcedente de 45 días por año trabajado para dejarlos en 33 (la compensación que existe ahora para los contratos de fomento de la contratación indefinida), fijando alguna excepción. El Ejecutivo también pretende reducir el número de contratos temporales.

La ministra ha destacado que el objetivo del Gobierno con la nueva reforma laboral es "simplificar" y "reorientar" la forma de contratación en España y poner en marcha políticas activas de empleo para que sean una realidad. En su opinión, la reforma será "para todos" y pretende ser un texto normativo "completo y no un parche" para crear empleo. "Será una reforma útil para que consiga parar la sangría del desempleo", insistió la titular de Empleo.

Además, la ministra ha respondido al diputado socialista Jesús Caldera que la reforma laboral debe sentar las bases para que el empleo que se cree sea estable para acabar con "demasiada temporalidad y precariedad de anteriores etapas".

La reforma laboral lleva al Consejo de Ministros en medio de un enorme crisis de empleo, con casi 5,3 millones de parados, según la última EPA, y menos de 17 millones de afiliados a la Seguridad Social, según los datos del Ministerio de Empleo correspondientes a enero, cifra de la que España no se apeaba desde 2004.