Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Caso Botín

La familia Botín asegura que el dinero de Suiza viene de la Guerra Civil

El entorno del banquero explica que el dinero depositado en la filial suiza del HSBC era el patrimonio que el padre del actual presidente del Santander sacó de España en 1936

La familia Botín asegura que los millones de euros depositados en cuentas en Suiza que han salido a la luz con la admisión a trámite de una denuncia por presunta evasión fiscal en la Audiencia Nacional era el patrimonio que el padre del actual presidente del Santander sacó de España en 1936 tras el estallido de la Guerra Civil. Además, según explican estas fuentes, la familia ya ha regularizado la situación fiscal del dinero depositado con el pago durante el pasado año 2010 de 200 millones de euros a la Agencia Tributaria.

Emilio Botín Sanz de Sautuola y López, padre del actual presidente del Banco Santander, salió de España en diciembre de 1936 tras el estallido de la Guerra Civil. En aquellas fechas, el banco había sido intervenido, lo que en opinión de la familia creó una "grave situación" en el Santander. Emilio Botín II, tal y como se conoce al padre del actual presidente del Santander, se trasladó durante unos meses a Londres y, después, a Basilea, Suiza, hasta septiembre de aquel año.

"Fue en ese contexto cuando Emilio Botín II situó una parte significativa del patrimonio familiar fuera de España para protegerlo, constituyendo una Fundación de derecho inglés en Suiza", añaden desde la familia Botín.

"Habida cuenta de las particulares circunstancias políticas y económicas de España en las décadas siguientes, la Fundación mantuvo ese patrimonio separado bajo la gestión de unos administradores profesionales, funcionando a todos los efectos como un patrimonio separado", explican antes de destacar que desde el fallecimiento de Emilio Botín Sanz de Sautuola y López en 1993 con 90 años de edad, dicha Fundación no ha recibido aportación alguna, al margen de los rendimientos de sus inversiones.

La historia continúa en marzo del pasado 2010, cuando Hacienda se pone en contacto con los titulares de las cuentas filtradas por un exempleado del HSBC a las autoridades francesas, quien a su vez trasladó los datos a sus homólogos españoles. "A la vista de esta oportunidad de regularizar este patrimonio, la familia Botín tomó la iniciativa y decidió, de forma voluntaria, proceder a declarar e ingresar todos los impuestos derivados de la existencia de dicho patrimonio y de sus rentas (ascendiendo el importe satisfecho a 200 millones de euros)", añaden desde fuentes del entorno del presidente del Santander.

Las mismas fuentes se defienden en el hecho de que "ni el actual presidente del Santander, Emilio Botín, ni su hermano, Jaime Botín, eran titulares de cuentas de HSBC, por lo que no han recibido requerimiento alguno de regularización por parte de la Agencia Tributaria". La solicitud de información de Hacienda iba dirigida a Emilio Botín II, fallecido hace 17 años.