Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Toyota llama a revisión a 2.445 Lexus en España

Los fallos afectan a un total de 1,5 millones de coches en todo el mundo

Tras la sucesión de problemas de antes de verano, Toyota vuelve a los problemas. Según ha anunciado hoy el fabricante japonés, que es el mayor vendedor de coches del mundo, un fallo relacionado con el depósito de combustible y los frenos le ha obligado a llamar a revisión a 1,53 millones de vehículos en todo el mundo. Del total, en España serán revisados 2.445 vehículos, todos de la gama Lexus. Sobre los efectos de estos problemas, la multinacional que no tienen información de que haya ocurrido algún accidente por esos defectos, que según las autoridades niponas no conllevan un riesgo serio.

En concreto, los modelos afectados son cinco de su gama de lujo Lexus (GS350 , IS250 y el IS350) y seis de Toyota: el Crown Majesta, dos gamas del Higlander (conocido como Kluger en Japón y Australia), el Toyota Mark X (Reiz en China), los modelos Alphard y Avalon. En total, serán llamados a revisión por iniciativa de Toyota 599.029 vehículos en Japón y 930.000 en el resto del mundo, según el portavoz, Paul Nolasco.

Según han informado en fuentes de la compañía, en España se verán afectados un total de 2.455 automóviles de los modelos GS, IS y RX -388 unidades del GS300, 107 del IS250, 77 del IS220d y 1.873 del RX300-, lo que representa el 2% del parque total de vehículos de la compañía en el mercado nacional. No obstante, apuntaron que este eventual defecto no afecta a ninguna versión híbrida de Lexus. Según han añadido, los vehículos llamados a revisión son producciones "muy antiguas" y el defecto consiste en que, en algunos casos, el líquido de frenos "no original" puede tener polímeros, que, en ocasiones, pueden degradar los manguitos del sistema de frenado.

El otro de los problemas detectados está relacionado con un defecto eléctrico en el sistema de la bomba de gasolina, que en circunstancias determinadas podría afectar a la llegada de combustible al motor y hacer que éste se cale.

Fuentes del Ministerio japonés de Transporte han confirmado a Efe que se han recibido informes de cerca de 600 usuarios que habían detectado alguno de estos problemas, lo que hizo que se pusieran en contacto con Toyota a través del Comité de Seguridad del Motor. Aunque la llamada a revisión por estas cuestiones no era obligatoria, el gigante japonés optó por efectuarla, han asegurado las mismas fuentes. En Europa, se han recibido 55 avisos por estas incidencias.

Entre finales de 2009 y principios de 2010 Toyota sufrió una sucesión de fallos que le obligaron a llamar a revisión a más de dos millones de vehículos, lo que causó un importante daño a su imagen y obligó a los directivos del fabricante a pedir perdón públicamente por los errores. En la mayoría de los casos, el problema estaba en el pedal de aceleración de varios de sus modelos, aunque también se detectaron incidencias en los frenos del Prius.