Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno de EE UU pide que no circulen los vehículos Toyota defectuosos

Japón ordena a la multinacional que investigue las quejas sobre un mal funcionamiento de los frenos del Prius

Las quejas se acumulan en el Departamento de Transporte de Estados Unidos. Y el enfado de su titular, Ray LaHood, con Toyota va subiendo de tono, hasta el punto estar estudiando la posibilidad de sancionar a la marca japonesa. De momento, lo que aconseja a los dueños de los coches afectados por los problemas en el acelerador es que no los conduzcan y los lleven al taller sin esperar.

LaHood, que quiere reunirse cuanto antes con los ejecutivos de Toyota, ha comparecido a primera hora de la mañana (por la tarde en España) ante una comisión en el Congreso de EE UU para analizar la situación. Sus palabras han sido duras y directas. A la pregunta de qué consejo daba a los conductores, su respuesta ha sido concisa: "Dejen de conducirlos y llévelos al concesionario de Toyota, porque tienen un remedio que funciona". La marca japonesa llamó a reparación a 2,3 millones de vehículos sólo en EE UU -ocho millones en todo el mundo- por el riesgo de que el pedal del acelerador pudiera quedarse atascado y provocar graves accidentes. El lunes presentó un remedio al problema.

Ahora, el freno de Prius

Una simple declaración -no ha dicho que el Gobierno estadounidense esté planeando prohibir que los vehículos afectados circulen en el país- ha sido suficiente para que se desplomaran de nuevo los títulos de Toyota y alimentar la alarma. A media sesión en Wall Street, sus acciones caían un 7%, colocándose cerca de los 72 dólares. LaHood ha vuelto a reiterar que los dueños de los modelos afectados deben contactar inmediatamente a los concesionarios para que lo examinen y vean si deben ser reparados. En paralelo, el Departamento de Transporte está realizando una investigación a partir de las quejas recibidas. La electrónica, dice, no parece ser el problema. "Si tienen dudas, sean precavidos", ha remachado. Washington ha reconocido el esfuerzo que está haciendo Toyota para solucionar el problema y ha señalado que cuándo la investigación esté concluida, entonces verán si aplican algún tipo de sanción. "Es una cuestión muy seria y parece que se lo toman ya en serio", ha concluido, en un intento por rebajar la tensión.

Tras estas declaraciones, Toyota ha emitido un comunicado en el que precisa que no todo el que conduzca uno de sus modelos debe acudir a revisión. "Si experimentan algún problema con el pedal del acelerador, por favor contacte sin dilación con su concesionario. Si no sufre ningún problema con el pedal, su coche es seguro para la conducción".

Por si fuera poco, los problemas de Toyota se extienden. La Agencia para la Seguridad del Tráfico de Estados Unidos (NHTSA por sus siglas en inglés) ha recibido 161 quejas relacionadas con un supuesto mal funcionamiento de los frenos del Toyota Prius, el modelo híbrido más popular de la multinacional nipona. Las quejas sobre los frenos del Prius pueden leerse una por una en la web de la NHTSA. Por ejemplo, un conductor de Prius de Massachussetts: "Pisé el freno para parar pero no hubo respuesta. Volví a pisar, más fuerte, pero siguió sin responder".

Las reclamaciones no se producen sólo en EE UU. El Ministerio de Transportes de Japón ha recibido también 14 quejas relacionadas con el funcionamiento de los frenos del Prius, que en 2009 se convirtió en el coche más vendido del mercado japonés, posición que ocupa por primera vez un automóvil con tecnología híbrida. El Gobierno nipón ha instado a Toyota a investigar los incidentes, si bien el volumen de quejas recibido es muy reducido sólo 14, frente a las 208.876 unidades vendidas en Japón, y no descarta la posibilidad de una retirada de los vehículos.

La propia Toyota lo admite. "Hemos recibido quejas sobre los frenos del nuevo modelo de Prius por parte de concesionarios en Japón y América del Norte", ha declarado la portavoz, Mieko Iwasaki, que se ha negado a dar detalles, pero ha precisado que las reclamaciones se cuentan por "decenas". El problema, al parecer, es que los frenos dejan de funcionar cuando se conduce a bajas velocidades en superficies con baches o deslizantes, lo que ha causado lesiones en dos casos, y se circunscribe a la última versión del Prius, lanzado en mayo del año pasado en Japón.