Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU estudia sanciones contra Toyota

El fabricante japonés llama a revisión a 8,1 millones de vehículos en todo el mundo por problemas con el acelerador

Las campañas de revisión anunciadas recientemente por el grupo japonés Toyota, primer fabricante mundial de automóviles, afectarán a un total de 8,1 millones de vehículos en todo el mundo, según el primer balance de la compañía, que este martes ha visto cómo la agencia estadounidense responsable de la seguridad vial considera la posibilidad de imponerle una sanción por el retraso en solucionar los problemas con el acelerador, han anunciado fuentes gubernamentales.

En concreto, Toyota, cuyas ventas han caído un 8,7% en enero, revisará 5,75 millones de coches en todo el mundo por un posible problema con una alfombrilla bajo el asiento del conductor, que puede interferir en el funcionamiento del pedal del acelerador. Esta revisión afecta a 4,1 millones de coches en Norteamérica.

Además, mediante otra campaña diferente, Toyota revisará 4,45 millones de vehículos en los que el pedal del acelerador puede no retornar a su posición original de modo adecuado. En este caso, la iniciativa afecta a 2,3 millones de coches en Norteamérica y 1,8 millones en Europa (entre 140.000 y 145.000 en España).

Según los datos que maneja la compañía, alrededor de 2,1 millones de vehículos (1,8 millones comercializados en Norteamérica) están afectados por ambas campañas de revisión, por lo que la suma total asciende a 8,1 millones de unidades.

Toyota, que reanudará el próximo 8 de febrero la producción y las ventas de los ocho modelos afectados por la revisión del pedal del acelerador en Estados Unidos, se anotó hoy un 4,5% en la Bolsa de Tokio tras anunciar que ha encontrado una solución para este defecto.

Los analistas estiman que las ventas de la multinacional nipona se han resentido notablemente en enero. Asimismo, calculan que el coste de las llamadas a revisión se situará en una suma comprendida entre 100.000 y 200.000 millones de yenes (entre 800 y 1.600 millones de euros).