Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Toyota empezará a instalar esta semana solución al acelerador defectuoso

Peugeot y Citröen llaman a revisión a 97.000 coches por el mismo fallo porque el grupo francés fabrica en cooperación con el japonés dos modelos.- La medida afecta a unos 2.000 vehículos de PSA y a unos 145.000 de Toyota en España

Un Peugeot 107, un Toyota Aygo y un Citröen C1, los tres modelos fabricados bajo un acuerdo de colaboración entre PSA y el grupo japonés.
Un Peugeot 107, un Toyota Aygo y un Citröen C1, los tres modelos fabricados bajo un acuerdo de colaboración entre PSA y el grupo japonés. IMAGEN DE PROMOCIÓN

Toyota ha asegurado hoy que ha encontrado una solución para su pedal del acelerador defectuoso y que empezará a instalarlo a partir de esta semana en Estados Unidos, en medio de una de las mayores llamadas a revisión de la historia. Varias plantas de montaje de Toyota en Norteamérica han cesado hoy la producción de vehículos de forma temporal, mientras el fabricante automovilístico nipón incorpora un nuevo pedal del acelerador que solucione el problema. Al respecto, Toyota sostiene que "ha desarrollado una solución efectiva para vehículos en producción".

Pero los problemas técnicos no son sólo de Toyota, se extienden a otras marcas que emplean el mismo dispositivo, como Citroën y Peugoet. Según ha anunciado hoy el fabricante francés PSA, el grupo ha llamado a revisión "de forma preventiva" a 97.000 unidades de sus modelos C1 y 107, de ellas, unas 2.000 en España, según han adelantado desde Peugeot España con cifras aún no confirmadas, por este fallo "potencial". PSA explica en un comunicado que estos dos modelos se han producido en "cooperación con el grupo" japonés y han sido "fabricados en una planta de la República Checa" junto al Aygo. Además, aclara que se pondrá en contacto con los propietarios de estos dos vehículos, los más pequeños de la familia de Citroën y Peugeot, o bien personalmente o a través del teléfono o correo electrónico y sin coste para el cliente.

Según sus cálculos, resaltan, el volumen de coches llamados a revisión por un "disfuncionamiento" que "aparentemente" no tiene "un riesgo fehaciente" apenas suponen en torno al 10% del total de vehículos C1 y 107 circulando actualmente en Europa. En España, la campaña "preventiva" afectará a unos 1.400 coches 107 y a 689 unidades del C1. Desde PSA destacan que hasta la fecha no han tenido ninguna queja por parte de los clientes y han asegurado no tener constancia de que se haya producido ningún incidente por el posible defecto en ninguno de estos dos modelos.

El viernes, Toyota, el primer fabricante mundial, confirmó la llamada a revisión por este problema a 1,8 millones de vehículos en Europa, entre 140.000 y 145.000 de ellos en España de ocho modelos: los AYGO con fecha de salida de fábrica de entre febrero de 2005 y agosto del pasado año, iQ producidos entre noviembre de 2008 y el pasado noviembre, los Yaris fabricados entre noviembre de 2005 y septiembre de 2009, Auris (octubre de 2006 y 5 enero de 2010), Corolla (octubre de 2006 y diciembre de 2009), Verso, con fecha entre febrero de 2009 y 5 enero de 2010, Avensis, con fecha de fabricación entre noviembre 2008 y diciembre de 2009, y el RAV4 producido entre noviembre de 2005 y noviembre de 2009.

Campaña en Estados Unidos

Esta revisión, según destacan desde Toyota, surge tras los fallos detectados en Estados Unidos en el acelerador, aunque no tiene nada que ver con los problemas en las alfombrillas que podía atascar el pedal y obligó a llamar a revisión a 4,2 millones de coches. En este caso, el fallo detectado es que el pedal de aceleración se queda presionado o vuelve a la posición neutra muy despacio. Una incidencia que afecta a 2,3 millones de coches en Estados Unidos y ha llevado a Toyota a suspender las ventas de ocho modelos en este país. En total y teniendo en cuenta ambos continentes, cerca de ocho milones de vehículos de la marca japonesa deberán pasar por el taller.

"Este posible defecto puede estar causado por un desgaste en el mecanismo del pedal del acelerador. El progresivo uso combinado con ciertas condiciones climatológicas, pueden causar fricción en el mecanismo hasta incrementar intermitentemente el resultado del pedal del acelerador, volviéndose más duro cuando se presiona, más lento cuando retorna a su posición inicial o quedarse atascado parcialmente en una posición", concreta en una nota de prensa.

El fabricante ha informado de que ya ha tomado las medidas necesarias para evitar en el futuro este fallo, que desde 2005 ha causado seis incidencias relacionadas con un funcionamiento no correcto del mecanismo de aceleración, aunque en ningún caso responsables de un accidente. Ante el deterioro de su imagen por la sucesión de campañas de revisión, Toyota ha anunciado en una carrera contrarreloj para salvar su imagen que pondrá en marcha una fuerte campaña de publicidad. En este sentido, el presidente y consejero delegado de Toyota en EE UU, Jim Lentz, ha afirmado que "nada es más importante" para ellos que "la seguridad y fiabilidad de los vehículos que los consumidores conducen". "Lamentamos profundamente la preocupación que las llamadas a revisión han causado en nuestros clientes y estamos haciendo todo lo posible, y tan rápido como podemos, para hacer las cosas bien", ha añadido.