Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los clientes de ING podrán seguir usando los cajeros del Popular tras su compra por el Santander

César González-Bueno, consejero delegado, afirma que si se rompe el acuerdo "habrá otro salvo que existan prácticas restrictivas a la competencia"

César González-Bueno, consejero delegado de ING España y Portugal.
César González-Bueno, consejero delegado de ING España y Portugal.

El consejero delegado de ING España y Portugal, César González-Bueno, ha afirmado que el acuerdo que existe entre la entidad y Popular para que sus clientes puedan usar los del segundo banco "no tiene por qué estar en peligro". El Popular ha sido comprado por el Santander, que elevó las comisiones de sus cajeros hasta 1,85 euros para los no clientes que usen sus cajeros. Además, está en plena promoción de Openbank, su banco por Internet. 

Pese a todo, González-Bueno, que regresó en marzo a ING tras años fuera del banco, se mostró confiado en la validez del pacto firmado con una sociedad repartida al 50% entre Banco Popular y Credit Mutuel.  "El acuerdo es muy beneficioso para ellos", comentó el directivo del banco naranja. Esta red de cajeros cuenta con 2.700 máquinas en donde es gratis para los clientes de ING Direct sacar dinero. También mantiene acuerdos con Bankinter y Bankia, pero se exige una extracción mínima para que sea gratis. 

"En principio, no hay cambio y si lo hay, tardará. Si ese cambio ocurre, haremos otras cosas, pero no vemos riesgo", ha explicado durante su intervención en el seminario 'La cuarta revolución. ¿Cómo afecta la agenda digital a la economía y a la industria?', patrocinado por el BBVA y organizado por la APIE en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

Preguntado por la posibilidad de que ni el Santander ni ningún otro gran banco pudieran llegar a cerrar un acuerdo con ING Direct, que tiene 29 oficinas, algo que le dejaría casi expulsado del mercado, González-Bueno, comentó: "Nuestro acuerdo es muy conveniente para el Popular porque les reporta unas ingresos muy importantes. Si no es a ellos, seguro que a otros sí les interesará. Si no hay nadie que lo quiera firmar, serían prácticas restrictivas a la competencia y eso no está permitido", apuntó el primer ejecutivo. El acuerdo tiene una validez de años y su ruptura unilateral tendría importantes costes financieros, según fuentes del mercado.

En su opinión, el hecho de que los tres grandes bancos, Santander, BBVA, CaixaBank, tengan el 50% de la cuota en España, no afectará a la competencia. "En estos tiempos creo que ya no es posible; en un mundo digital todos sabemos lo que se puede y no se puede hacer, cosas como esas ya no son pensables ni razonables porque hay más vigilancia y las entidades entendemos que lo mejor es competir dando un buen servicio al cliente, que es lo que estamos haciendo".