Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El BCE ve “margen” para que España investigue si hubo información privilegiada en el Popular

La presidenta del Consejo de supervisión cree que se debe analizar si quienes retiraron dinero antes de la venta tenían información especial

Daniéle Nouy, presidenta de la junta de supervisión del Banco Central Europeo.
Daniéle Nouy, presidenta de la junta de supervisión del Banco Central Europeo. EFE

La jefa de la supervisión bancaria europea, Danièle Nouy, ve factible que las autoridades judiciales españolas investiguen la retirada de fondos del Banco Popular por parte de ayuntamientos y autonomías pocos días antes de su venta. "Hay ciertamente margen para que la justicia española investigue esos movimientos para ver si ha habido tráfico de información y si algunas instancias han intentado protegerse mejor que los pequeños ahorradores", ha afirmado en el Parlamento Europeo ante una cuestión planteada por el eurodiputado de Podemos Miguel Urbán.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, admitió la semana pasada que instituciones españolas retiraron "grandes cantidades de dinero" poco antes de que la crisis del Banco Popular dejara a un buen número de inversores y a 300.000 accionistas sin sus ahorros. Nouy cree que no corresponde al BCE tomar medidas al respecto, pero sí ve capacidad de maniobra en los jueces. "Si hubo depositantes más poderosos capaces de retirar depósitos antes que otros, ese no es mi ámbito. No soy policia y no puedo decir nada al respecto. Eso deben investigarlo las autoridades del mercado o la justicia española", señaló en respuesta al eurodiputado del PdeCat, Ramón Tremosa.

La presidenta del Mecanismo Único de Supervisión, que examina a los principales bancos de la eurozona y depende del BCE, ha defendido en su comparecencia de este lunes el éxito de la operación. Nouy ha eludido cualquier autocrítica, y ha destacado el hecho de que la venta al Banco Santander permitiera al Popular seguir funcionando con normalidad en España y Portugal sin necesidad de dinero público. "No veo qué podríamos haber hecho distinto", sentenció.

La operación de venta del Banco Popular sigue siendo objeto de un escrutinio detallado. Cuestionada sobre las declaraciones del vicepresidente del BCE, Vitor Constancio, en las que achacó la rápida liquidación del Popular a la masiva huida de capitales, Nouy matizó que la falta de liquidez fue solo el golpe final y no el elemento desencadenante. "Cuando quiebra un banco la liquidez es el último paso de la enfermedad. No fue solo una cuestión de liquidez". Sobre el daño que la operación ha supuesto para cientos de miles de accionistas que han perdido el 100% de su inversión, Nouy dijo ser consciente de los numerosos litigios en marcha, pero aludió a la propia naturaleza de la inversión bursátil:  "cuando se tienen acciones se asume un riesgo".

El eurodiputado del PP Gabriel Mato afeó a la institución bancaria que los problemas del Popular llegaran después de haber superado los test de estrés, y restó importancia a su papel en la solución final para la entidad. "El banco no ha evitado su cierre por el éxito de la supervisión, sino por la fortaleza de la economía española y gracias al Banco Santander". La economista francesa dijo que pese al aprobado que obtuvo en el examen de solvencia de 2016, la prueba ya situaba al Banco Popular como la tercera peor entidad, por lo que permanecía bajo vigilancia de Fráncfort.

Más información