Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ministro de Energía alerta de la venta sospechosa de participaciones en firmas de renovables

Nadal pide que los pequeños inversores que no participen en estos productos que prometen elevadas rentabilidades

Álvaro Nadal, ministro de Industria.
Álvaro Nadal, ministro de Industria.

El ministro de Energía, Álvaro Nadal, ha alertado hoy de que algunos promotores de energía renovable están comercializando participaciones empresariales entre el público en general con señuelos que pueden no ser verdaderos."Se están ofreciendo participaciones desde 10.000 euros a 30 años al 7,5% que puede no cumplirse. Estamos estudiando la posibilidad de que sea publicidad engañosa. Sería bueno no volver a crear burbujas inversoras con las renovables. Estamos hablando con el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), pero, por nuestra parte, lo que está en nuestra mano es determinar si es publicidad engañosa y lo estamos estudiando", afirmó Nadal.

El ministro aseguró que este tipo de comercializaciones de inversiones para nuevas instalaciones renovables "no puede ser un producto para pequeños ahorradores", sino para inversores especializados. Parques solares de Navarra es uno de los anunciantes con las condiciones que ha señalado Nadal.

Estas inversiones "deben estar dirigidas a gente que conozca el mercado, con sus riesgos y volatilidades", ha subrayado durante la inauguración del curso organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) y patrocinado por BBVA en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

Los inversores tienen que conocer la regulación, ha añadido, que es muy compleja -ligada al bono del tesoro y al cumplimiento de plazos, entre otros factores- y por ello se está analizando si las ofertas incurren en publicidad engañosa.

Esto "no es una renta fija", ha insistido, y "me preocupa que se vuelva a utilizar el sector energético como producto financiero". "Si alguien quiere suscribir acciones lo puede hacer, pero que sepa que son acciones, con todo el riesgo que conllevan", ha puntualizado.

Subida de la electricidad

Con respecto al precio de la electricidad, Nadal ha reiterado que el recibo en España está cargado con multitud de costes asociados a decisiones políticas, y que la parte de mercado ya está liberalizada y sujeta a elementos como la oferta o la meteorología.

Fue tajante al pedir a los demás grupos políticos que se posicionen sobre la energía nuclear. "Debemos decidir entre todos si queremos seguir con las nucleares hasta 2030. El Gobierno sí está en esta postura, pero los demás grupos no se han pronunciado. La sociedad debe saber que si prescindimos de las nucleares subiría el recibo un 25% más y elevaríamos la emisión de CO2 por encima del límite establecido. Es una postura que se está tomando en Alemania, para no tener residuos, pero hay que saber el coste que tiene, que es un 25% más caro", afirmó. 

Por otro lado, se mostró en contra de rebajar impuestos a las eléctricas que exploten centrales nucleares, como ellas han pedido. "Veo sus cotizaciones en Bolsa y no parece que reflejen que son empresas con baja rentabilidad. Su objetivo es decir que les va fatal y presionan para que se suba el precio de la electricidad, pero el regulador tiene la misión contraria porque entendemos que la electricidad es un elemento básico", comentó Nadal.

Por último, reclamó un cambio en la educación para que se fomente que más que los jóvenes estudien materias técnicas y menos humanísticas. "En las carreras y la formación profesional relacionadas con la tecnología habrá mejores sueldos y trabajos más estables. Las consultoras tecnológicas no encuentra personal para sus empresas y eso debería cambiar. Hasta se debería ligar más cuando se estudian ciencias", bromeó Nadal. Para el ministro responsable de la Agenda Digital, España se juega su bienestar en los próximos años con la transformación de las empresas y de la sociedad en el mundo digital. "No podemos perder la tercera revolución, que es la digital", reclamó y exigió que los bancos desarrollen mejores sistemas para evaluar el riesgo de este tipo de empresas para evitar rechazar la financiación de estos proyectos.