Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La lista de morosos no incluirá a los directivos de empresas

El Gobierno se había comprometido con Bruselas a publicar esta información para ingresar 150 millones más

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en el pleno del Senado
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en el pleno del Senado EFE

La Agencia Tributaria tiene previsto publicar la lista de deudores con Hacienda en dos semanas. En esta tercera edición de la lista de morosos se esperaba que Hacienda incluyera el nombre de los administradores y directivos de las empresas con deudas tributarias. Pero el Gobierno no difundirá esta información porque no ha conseguido sacar adelante al cambio legal necesario para poder hacerlo.

El pasado diciembre, el Ejecutivo popular envió a Bruselas el Plan Presupuestario, que incluía las novedades fiscales para este año. Entre ellas destacaba la publicación del nombre de los "responsables solidarios y subsidiarios" de empresas morosas. El Ministerio de Hacienda esperaba ingresar unos 150 millones de euros adicionales con esta iniciativa. Consideraba que difundir el nombre de estos ejecutivos suponía un incentivo para que estos se apresuren a liquidar las cuentas pendientes con el fisco de las sociedades que gestionan.

Carácter reservado

Pero para publicar esos nombres, el Gobierno explicaba, en el Plan Presupuestario que envió a Bruselas, que tenía que modificar el artículo 95 de la Ley General Tributaria, que establece el carácter reservado de los datos tributarios. El Gobierno no ha modificado el citado artículo por lo que no podrá publicar el nombre de los directivos de compañías con deudas con Hacienda.

El Gobierno publica la lista de morosos desde diciembre de 2015. Incluye en el mismo a contribuyentes que tienen deudas tributarias pendientes y sanciones fiscales por un importe de, al menos, un millón de euros.

En la última edición de la lista de morosos, publicada a finales de junio del año pasado, figuraban 4.768 contribuyentes —personas y empresas— con una deuda conjunta de 15.700 millones de euros. La lista negra de Montoro, como se conoce popularmente a la relación de deudores, estaba copada por empresas constructoras y otras vinculadas al sector inmobiliario que cayeron en concurso de acreedores con el pinchazo de la burbuja inmobiliaria.