Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno subirá el techo de gasto después de tres años seguidos de bajadas

Hacienda advierte de que el incremento será mínimo para seguir ajustando las finanzas públicas

El Ministerio de Hacienda ultima los cálculos del techo de gasto de 2018 —la cifra a partir de la cual se construyen los Presupuestos—. El límite de gasto no financiero del Estado subirá el próximo año por primera vez después de tres años seguidos de bajadas, según confirman en Hacienda. El Gobierno del PP tiene que aprobar el techo de gasto y los objetivos presupuestarios de deuda y déficit para el conjunto de las administraciones públicas antes del 30 de junio, pero aún no ha comenzado a negociarlo con los partidos de la oposición.

Cristoba lMontoro, ministro de Hacienda, en el Senado.
Cristoba lMontoro, ministro de Hacienda, en el Senado. EL PAÍS

El techo de gasto, el límite máximo de compromisos que puede abordar el Estado durante un ejercicio, es la columna fundamental sobre la que se sustentan los Presupuestos. Se calcula a partir de la evolución prevista de los ingresos y, por tanto, del crecimiento económico. Es una de las cifras más importantes porque define en buena medida si la política fiscal será expansiva o recesiva.

El Gobierno admite que el gasto no financiero del Estado subirá el próximo año, aunque según advierten en Hacienda, el incremento será muy modesto. Estimará el techo de gasto a partir de una proyección de crecimiento económico excesivamente prudente, avanzan. Así, explican, se podrá seguir reduciendo el déficit y saneando las cuentas públicas. El Gobierno subirá el techo de gasto hasta un nivel algo inferior a los 120.000 millones de euros, frente a los 118.337 millones de este año, cuando se redujo en 5.000 millones.

La oposición pide más margen

Desde la oposición creen que se podría subir más porque el ciclo económico permite más alegrías. Además, recuerdan que el próximo año España habrá reducido el déficit por debajo del 3% del PIB y habrá abandonado el Procedimiento de Déficit Excesivo (PDE), el programa de tutela de Bruselas para los países con las finanzas descontroladas, y dispondrá de más autonomía para gastar más. En cualquier caso, el techo de gasto que se apruebe estará muy lejos del máximo de 182.439 millones alcanzados en 2010, justo antes de iniciar la senda de recortes.

Aunque el portavoz del Gobierno, Iñigo Méndez de Vigo, informó ayer viernes de que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha iniciado la negociación sobre el techo de gasto, desde el PSOE y Ciudadanos aseguran que aún no han empezado a negociarlo.

El techo de gasto lo aprueba el Consejo de Ministros, que tiene la obligación de informar al Congreso. Pero este trámite va habitualmente en paralelo a los objetivos presupuestarios de deuda y déficit para todas las Administraciones Públicas. Y esto sí que lo debe convalidar el Parlamento. Como el PP no goza de mayoría tiene que buscar los apoyos para sacarlos adelante. Una vez aprobados, el Gobierno tiene que presentar los Presupuestos antes del 30 de septiembre.

Más información