Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nike recorta el 2% de la plantilla global, lo que afecta a cerca de 1.400 empleos

La marca de indumentaria identifica a Barcelona como una de las 12 ciudades clave en su nueva estructura geográfica

Las Nike que calzó LeBron James en la final de la NBA
Las Nike que calzó LeBron James en la final de la NBA AFP

Nike siente la presión de Adidas y Under Armour. La marca de indumentaria de Beaverton (Oregón)  considera que necesita ser más ágil para hacer frente a la competencia de su rival alemana y ha anunciado un recorte de empleo que afectará al 2% de la plantilla global, unos 1.400 empleados. En paralelo, reestructura su equipo de gestión para acelerar su plan estratégico y poder adaptarse con más rapidez a las nuevas tendencias del mercado.

El negocio de la indumentaria deportiva cambia rápido, como dice el consejero delegado de Nike, Mar Parker, por eso explica que la compañía debe adaptarse a las necesidades de un consumidor que están en constante evolución. Para parker, es el momento de pasar a la ofensiva e ir directo al consumidor, “siendo más agresivos” a la hora de presentar el producto y en la entrega.

Nike es uno de los valores que está teniendo peor rendimiento este año entre las empresas que componen el Dow Jones, al arrastrar una caída del 5%. Es, posiblemente, la compañía que tenga la mejor tecnología para innovar. Pero el objetivo de este ajuste es tratar de establecer una “conexión más directa” con el cliente. Al frente de esta ofensiva pone a Trevor Edwards.

La carga de la nueva estrategia de acercamiento al consumidor se concentrará en 12 ciudades en todo el mundo, entre las que se encuentra Barcelona en España junto a París, Londres, Nueva York, Los Ángeles o Pekín. Estas ciudades clave, explica la compañía, representan el 80% del crecimiento que proyecta la dirección de Nike para 2020. La estructura geográfica se reduce de seis a cuatro mercados.

Nike registró ventas el pasado trimestre por valor de 8.430 millones de dólares. Es un 5% más que hace un año. El beneficio creció un 20%, hasta los 1.140 millones. Pero la multinacional que dirige Mark Parker lo tiene cada vez más complicado en el mercado americano, donde los ingresos mejoraron solo un 3% mientras que en Europa lo hicieron un 4%. La gran apuesta es China, que crece a un ritmo del 9%.

El anuncio de los despidos se conoce días después de que los Warriors se impusieran en la final de la NBA, que patrocina Under Armour. Esta tendencia en los ingresos está claramente por debajo del objetivo de doble dígito que se puso Parker para facturar 50.000 millones de dólares en el ejercicio 2020.