Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

IAG cifra en 91 millones el impacto del colapso de British Airways en mayo

El grupo aéreo al que pertenece Iberia pide que se mantenga la política de cielos abiertos con el Reino Unido pese al ‘Brexit’

Willie Walsh, consejero delegado de IAG
Willie Walsh, consejero delegado de IAG AFP

El consejero delegado del grupo IAG , Willie Walsh, adelantó este jueves que el impacto en las cuentas del holding por la cancelación de vuelos de British Airways (BA) durante tres días el pasado mes de mayo como consecuencia de los problemas que sufrió por una caída de su sistema informático tras un corte en el suministro de energía ha sido de 80 millones de libras esterlinas (91 millones de euros).

Durante su intervención en la junta general de accionistas del holding aéreo que agrupa a Iberia, British Airways (BA), Vueling y Aer Lingus, Walsh señaló que se trata de una evaluación inicial y recordó que IAG ha puesto en marcha una investigación independiente para aclarar las causas del suceso.

Walsh negó que el corte sufrido tuviera que ver con cambios en el sistema de proveedores de servicios, y elogió la labor durante la crisis de los gestores de la aerolínea británica, encabezados por el español Álex Cruz, cuya gestión fue duramente criticada tras el incidente. La aerolínea británica sufrió el pasado 27 de mayo un corte de energía en su centro de datos principal que provocó la cancelación de 726 vuelos, aproximadamente el 28% de sus operaciones durante tres días.

Impacto del 'Brexit'

Por su parte, el presidente de IAG, Antonio Vázquez, expresó su deseo en relación con las negociaciones sobre el Brexit para la salida del Reino Unido de la UE, que “el máximo interés de todos los habitantes de Europa es mantener el actual régimen liberalizado del que se benefician 900 millones de pasajeros cada año”. Walsh cifró en 460 millones de euros el impacto de la devaluación de la libra durante el año 2016.

Además, valoró que pese al impacto inicial en la acción, en estos momentos los títulos de IAG han recuperado los niveles previos al referéndum. IAG cerró 2016 con un beneficio de 1.952 millones de euros, un aumento del 28,8% en comparación con el año anterior.

Por otro lado, Vázquez reiteró la voluntad del grupo aéreo de seguir incorporando nuevas aerolíneas aunque admitió que “las oportunidades son relativamente escasas”. Destacó que el holding transportó a más de 100 millones de pasajeros el pasado año, doblando el tráfico de cuando se fusionaron Iberia y British Airways hace seis años.

Dividendo

La junta de accionistas de IAG aprobó el pago de un dividendo complementario bruto de 12,5 céntimos (0,125 euros) por acción con cargo a 2016, que se abonará a partir del 3 de julio. Tras el abonado en diciembre (11 céntimos de euro), el dividendo total del grupo IAG ascenderá a 23,5 céntimos de euro con cargo a 2016, lo que supone elevar un 17,5% su dividendo anual (0,235 euros). Se trata del segundo dividendo de su historia, seis años después de la fusión entre Iberia y BA. Sobre las cantidades brutas se realizarán las retenciones exigidas por la normativa aplicable.

La junta aprobó la reelección de Antonio Vázquez (presidente), Willie Walsh (consejero delegado) y Enrique Dupuy (director financiero y consejero ejecutivo) como consejeros por el periodo de un año. Además, dio el visto bueno a la reelección como consejeros a Marc Bolland, Patrick Cescau, James Lawrence, María Fernanda Mejía, Kieran Poynter, Dame Marjorie, Alberto Terol y al expresidente del Banco Popular, Emilio Saracho. Asimismo, aprobó el nombramiento como consejera no ejecutiva independiente a Nicola Shaw para cubrir la vacante que dejará desde el 1 de enero de 2018 la baronesa Kingsmill.

Por otra parte, IAG sigue con su programa de recompra de acciones y este jueves informó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) de la adquisición de otros 324.831 títulos propios en la Bolsas de Madrid y Londres por un importe de 2,24 millones de euros.