Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid lidera la bajada de la deuda de las ciudades al mínimo en una década

Las ciudades de más de 300.000 habitantes reducen su pasivo al nivel de 2006 gracias a que la capital acelera las amortizaciones

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena (a la izquierda), junto a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, el pasado mes de mayo
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena (a la izquierda), junto a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, el pasado mes de mayo

La mayoría de grandes ciudades están haciendo los deberes en lo que a deudas se refiere. Entre las capitales españolas con más de 300.000 habitantes, la lista de las que han reducido significativamente su deuda en el último año es larga: Alicante, Bilbao, Córdoba, Madrid, Málaga, Palma de Mallorca, Las Palmas de Gran Canaria, Sevilla, Valencia, Valladolid y Zaragoza. Todas, menos Barcelona y Murcia. Sin embargo, hay una que destaca sobre todas las demás, según los datos publicados hoy por el Banco de España: Madrid. La capital lidera la bajada del endeudamiento sin lugar a dudas. Acumula 3.610 millones de euros de deuda, tras rebajarla en 257,6 millones en un trimestre (el 6,7% menos) y 1.118,3 millones en un año (un 23,6%).

Madrid sigue siendo el gran ayuntamiento más endeudado de España, pero ahora ha vuelto a niveles de hace justo 11 años. El ayuntamiento de la capital alcanzó su nivel máximo de endeudamiento en junio de 2012: llegó a acumular 7.887 millones de euros en préstamos y compromisos varios. Buena parte de esa enorme mochila de deuda la generó el soterramiento de la M-30, una enorme obra pública de la época del exalcalde Alberto Ruiz-Gallardón que arrancó entre 2005 y 2006.

El año 2012 —Ana Botella era entonces alcaldesa— supuso un punto de inflexión y comenzó una lenta pero continuada reducción, que se ha acelerado en los dos últimos años. Entonces entró en vigor la Ley de Estabilidad que obligaba a los Ayuntamientos a ajustar sus cuentas y destinar todos los ahorros a amortizar deuda. Entre el nivel crítico de junio de 2012 y marzo de 2017, los pasivos de Madrid se ha recortado en 4.176,6 millones. Desde la llegada de Manuela Carmena al consistorio madrileño, en junio de 2015, la reducción es de 2.025 millones. El Ayuntamiento no ha llevado a cabo grandes inversiones en los últimos dos años y el superávit lo destina a amortizar deuda. Otras ciudades han sido más remolonas con el cumplimiento de la Ley de Estabilidad.

Entre los 13 municipios de España con más de 300.000 habitantes suman una deuda conjunta de 8.027 millones de euros. Casi todos se han apretado el cinturón: los créditos y compromisos bajan en 322 millones en un trimestre y en 1.248 millones en un año. Además de Madrid, han realizado un fuerte esfuerzo importante Alicante (con 28 millones menos en un año), Bilbao (pasa de 2,8 millones a 810.000 euros) o Valladolid (21 millones en un año).

Los Ayuntamientos han tenido más fácil el ajuste que las comunidades. Por un lado, su principal ingreso, el IBI, es el único impuesto que siempre ha subido. Por otro, algunos de los servicios que prestan eran de más fácil ajuste que ámbitos como la sanidad y la educación, competencias de las instituciones regionales. Además, la Ley de Estabilidad, aprobada en 2012, les obliga a destinar los ahorros presupuestarios a amortizar deuda.

El contrapunto en las grandes ciudades lo ponen Murcia, que dispara su deuda hasta casi doblarla en un año (pasa de 159 millones a 310 millones) y Barcelona. La capital catalana reduce algo su deuda este trimestre (el 2,9%) pero ha empeorado sus compromisos un 12,1% en un año. El consistorio liderado por Ada Colau debe 815 millones, frente a los 726 millones de marzo de 2016. Colau, elegida alcaldesa en Barcelona al mismo tiempo que Carmena en Madrid, desde su llegada ha elevado las deuda en 99,4 millones de euros.

Las comunidades, las que más se endeuda

Las comunidades autónomas son las administraciones públicas que más han aumentado su endeudamiento en los últimos 12 meses. Las cifras publicadas este jueves por el Banco de España revelan que la deuda autonómica ha crecido un 5% en el primer trimestre del año, respecto al mismo periodo del año pasado. Buena parte de este nuevo pasivo corresponden a los préstamos concedidos por el Estado a través del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), los créditos blandos para que las administraciones territoriales puedan pagar a sus proveedores y refinanciar sus vencimientos.

Entre las autonomías que han necesitado endeudarse más en el último año sobresale Extremadura, con un incremento del 14,9% en el último año, por el descontrol de sus presupuestos en los últimos meses en que ha sido incapaz de controlar el déficit público. Galicia (8,8%) y Aragón (8,6%) junto con Cantabria (6,7%) y Madrid (7,5%) también se han endeudado más que el resto. En términos absolutos, destaca Madrid por encima del resto con un incremento de 2.247 millones de euros en los últimos 12 meses.

El panorama en el último trimestre resulta más halagüeño. Hasta seis comunidades autónomas redujeron sus compromisos financieros entre enero y marzo. El territorio que más saneó sus cuentas fue Andalucía, que redujo su pasivo un 2,66% en solo un trimestre. La Comunidad Valenciana (-1,22%), Cantabria (-0.43%), Castilla-La Mancha (-0,27%), Castilla y León (-0,25%) y Murcia (-0,04%) también rebajaron sus deudas financieras.

No obstante, la situación financiera de las comunidades autónomas ha tendido a estabilizarse en los últimos meses por dos motivos: por un lado han conseguido embridar sus presupuestos y ceñirse a los objetivos más rigurosos de déficit público. Y en segundo lugar, porque la recuperación económica permite que el sistema de financiación aporte más ingresos al sistema que sirven para aliviar las castigadas cuentas regionales.

Más información