Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las empresas del MAB piden más transparencia para evitar las operaciones a corto

La asociación solicita que el ICO destine fondos para las sociedades que cotizan en este mercado

Francisco Salazar-Simpson, director general de Aemab
Francisco Salazar-Simpson, director general de Aemab

La Asociación Española de Empresas del Mercado Alternativo Bursátil (Aemab) se ha dirigido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) para reclamar que controle las operaciones a corto plazo. A juicio de la asociación, las operaciones a corto que se realizan en el MAB son la principal causa de que muchas empresas cotizadas en este mercado entren en concurso de acreedores, debido a la forzada caída de sus cotizaciones por efecto de los especuladores. En ese sentido, el director general de Aemab, Francisco Salazar-Simpson, ha solicitado que "se introduzca transparencia en este mercado para controlar estas operaciones a corto que son verdaderos ataques a las empresas que buscan financiación en el MAB".

Aemab pone como ejemplo el caso Liberbank, en el que las operaciones cortas produjeron una caída vertiginosa del valor llevando a que la CNMV las prohibiera durante un mes. También en el caso de Banco Popular proliferaron operaciones a corto, aunque en este caso, la CNMV no actuó. Su presidente, Sebastián Albella, explicó ayer en el V Foro del Consejero que mientras en Liberbank respondía a que no tenía que ver con la situación real de la entidad, en el Popular sí estaba relacionada con la percepción que el mercado tenía de la entidad. "Las posiciones cortas son legales y muchas veces pueden servir para anticipar problemas y hacer que los precios de las acicones se sitúen en los niveles adecuados", dijo Albella.

En declaraciones a este periódico, Salazar-Simpson, que sostiene que esta situación no se conoce en el mercado continuo, "los especuladores alquilan acciones que venden y después recompran al precio que han forzado a la baja y las devuelve al emisor, con lo que se embolsan la diferencia de forma especulativa, de esta forma la empresa se descapitaliza y entra en concurso". Al mismo tiempo, solicita mayor colaboración a Bolsas y Mercados de España (BME) para que les apoye en todas las acciones de  fomento del MAB.

Por otra parte, propone que el Instituto de Crédito Oficial (ICO) dedique una parte de los fondos que destina a la financiación de pymes, a través de bancos e intermediarios financieros, a las empresas que cotizan en el Mercado Alternativo Bursátil. Al estar sometidas la control por pertenecer a dicho mercado, son empresas a las que se les exige rigor en sus cuentas. “Con solo 100 millones de euros de los miles que maneja el ICO estaríamos dando un fuerte impulso a las empresas cotizadas en el MAB”, afirma.

Actualmente, en el MAB cotizan más de 30 empresas en el segmento de Empresas en Expansión (EE) de diferentes sectores y con un alto componente tecnológico e innovador. Además, estas empresas cuentan con la mayor parte de su negocio en el exterior. Desde 2009, el año en que empezó a cotizar la primera empresa en el segmento de Empresas en Expansión, las cotizadas han captado en torno a 300 millones de euros vía ampliaciones de capital.