Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Italia compra más aceite de oliva español que nunca

Las compras superarán esta campaña las 400.000 toneladas y provocaron la subida de precios

Recogida de aceituna en la campiña sur de Córdoba.
Recogida de aceituna en la campiña sur de Córdoba.

La industria italiana ha comprado más aceite de oliva español que nunca. Sobre una exportación total de España cercana a las 900.000 toneladas, esta campaña los italianos han adquirido más de 400.000 toneladas, una cifra récord según las estimaciones de los operadores. Las malas cosechas en otros países han hecho que el mercado español se haya convertido en el centro de las compras y que los precios hayan superado en los últimos meses los 4 euros/kilo para el virgen extra.

Italia, con una demanda interior media de 600.000 toneladas, unas exportaciones medias de otras 400.000 toneladas y unas producciones oficiales medias en las últimas campañas de otras 350.000 toneladas, es un país que históricamente necesita comprar fuera. Esta campaña, con una producción real estimada en solo 150.000 toneladas, presenta unas mayores necesidades de aceite y, sobre todo, tiene menos mercado donde comprar. Con la excepción de Turquía, que se anota un aumento hasta las 145.000 toneladas, en el resto las cosechas han caído. En España, la cifra final ha sido de 1.280.000, un 8% menos que en la campaña precedente. En Grecia, las estimaciones ascienden a 260.000 toneladas, 100.000 en Marruecos, 70.000 en Portugal y menos de 100.000 en Túnez, que era un importante proveedor.

El desembarco de los italianos en la primera mitad de la campaña hizo que subieran los precios y que las exportaciones crecieran un 29% hasta abril. En mayo, los transalpinos ralentizaron sus compras, lo que se tradujo en un ligero ajuste de precios, aunque se espera que vuelvan a comprar en los próximos meses.

Las exportaciones a otros destinos han funcionado con normalidad, y muy especialmente a Estados Unidos, donde las ventas españolas ya superan las 120.000 toneladas, por encima de las italianas. No obstante, la asociación de industriales exportadores alerta sobre los riegos que supone la subida de precios para seguir ganando mercado. También advierte a la Administración y al Consejo Oleícola Internacional sobre la generalización de países no miembros de ese Consejo, que no tienen la obligación de cumplir sus reglas y adquieren aceites de oliva a granel para luego, en una segunda fase, mezclarlos con otra clases de aceites vegetales y comercializarlos bajo tipos y calidades de aceite no reconocidas oficialmente por los países productores.

Para la próxima campaña, dominan los interrogantes. El estado de los árboles en las zonas productoras españolas se considera bueno. Pero se teme que con los fuertes calores y la falta de lluvias se pueda perder parte de la próxima cosecha que, en el mejor de los casos, se espera que sea igual a la de la campaña actual y lejos de la media de 1,6 millones de toneladas.