Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los productores de azúcar de EE UU tratan de tapar las puertas traseras al pacto con México

Creen que el acuerdo puede provocar que el azúcar subvencionada que llega del vecino sureño siga deprimiendo los precios en el mercado

Acuerdo azucarero
Los titulares de Comercio y Economía de EE UU y México, Wilbur Ross e Ildefonso Guajardo, anunciando el acuerdo el martes. AFP

Los productores estadounidenses de azúcar se oponen al pacto anunciado este martes por Estados Unidos y México para resolver un litigio comercial que dura años. Hay detalles del acuerdo de principio que, consideran, pueden provocar que el azúcar subvencionada que llega del otro lado de la frontera sur siga deprimiendo los precios en el mercado.

El secretario de Comercio de EE UU, Wilbur Ross, ya indicó que la industria del azúcar estadounidense no estaba de acuerdo con los términos del pacto. Sin embargo, se mostró optimista y cree que podrá convencerlos durante el proceso que llevará a pasar el texto del acuerdo a una legislación legalmente vinculante. Es algo que podría llevar aún algunos días para que pueda entrar en vigor.

Los productos de EE UU llevan tiempo quejándose de que sus rivales en México están violando los términos de tratado de libre cambio porque reciben subsidios que les permiten llevar los precios por debajo del mercado. Los agricultores que se dedican a la caña y la remolacha habla de cerca de 4.000 millones de dólares en pérdidas causadas por estas prácticas durante los últimos cuatro años.

Ross asegura que el acuerdo, que cambia la fórmula de reparto de las importaciones de azúcar cruda y refinada, además de establecer un nuevo nivel de pureza y de elevar el precio, sirve para proteger a los empleados del sector. La American Sugar Aliance cree, sin embargo, que se está transfiriendo poder a México a la hora de determinar las futuras necesidades para atender la demanda.

El lobby azucarero estadounidense entiende, sin embargo, que Ross logró mejorar la situación aunque dejan claro que van a tratar de presionar a la Casa Blanca para tapar las puertas traseras que pueda “explotar” la parte mexicana para introducir azúcar subvencionada en el mercado estadounidense y esquivar las refinerías. “Hemos hecho muchos compromisos”, concluyen.

Los productores insisten que los cambios deben permitir a las autoridades a ambos lados de la frontera aplicar los términos del acuerdo, para que la relación comercial entre los dos países sea justa y así poder resolver los problemas que se arrastran desde el acuerdo de 2014. Se trata, insiste desde la industria, de evitar que el azúcar mexicano llegue directamente al consumidor.

Más información