Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Javier Hernani / Consejero delegado de Bolsas y Mercados Españoles

Hernani: “Hay sectores poco representados en Bolsa”

El nuevo consejero delegado del mercado español (Bilbao, 1963) ha desarrollado casi toda su carrera pegado al parqué bursátil

Javier Hernani, consejero delegado de BME, durante la entrevista en su despacho de la Bolsa de Madrid
Javier Hernani, consejero delegado de BME, durante la entrevista en su despacho de la Bolsa de Madrid

La junta de accionistas de Bolsas y Mercados Españoles (BME), celebrada el pasado 27 de abril, aprobó el nombramiento de Javier Hernani (Bilbao, 1963) como consejero delegado. Este ejecutivo, con una gran experiencia en el mundo financiero, era hasta ahora el director general de la compañía.

Pregunta. ¿Por qué BME ha decidido introducir la figura del consejero delegado?

Respuesta. Es una tendencia en todas las compañías por temas de gobierno corporativo separar las funciones del presidente del consejo y las del primer ejecutivo. BME ha decidido emprender este camino y estoy muy agradecido por el nombramiento.

P. ¿Cómo se van a repartir las tareas usted y el presidente, Antonio Zoido?

R. En los años en los que he sido director general ya hemos trabajado juntos de manera eficaz y tenemos una relación personal excelente. Zoido es una persona con una gran capacidad de análisis y una visión estratégica del sector. Trataremos de combinar esas cualidades estratégicas con la dirección ejecutiva del día a día.

P. En 2016 los ingresos de BME cayeron un 4% y el beneficio un 7%. ¿Qué espera para este año?

R. La compañía está aguantando muy bien un ciclo de volúmenes de contratación bursátil más bajo. Una de nuestras ventajas es que poseemos una cadena de valor integrada al tener todo el negocio (contratación, compensación, liquidación, información...) bajo el paraguas de una misma compañía, lo que nos permite aislarnos respecto a la evolución de los volúmenes. Nuestros ingresos se han diversificado lo suficiente como para aislar al accionista de posibles fases bajistas de contratación. 2016 fue un año complejo desde el punto de vista político, tanto en España como en el exterior (Trump, Brexit). Si recuperamos la estabilidad, creo que llegará más inversión. Espero que 2017 sea mejor.

P. La caída de los volúmenes, que afecta a todos los mercados, ¿es algo coyuntural o se ha convertido ya en estructural?

R. En cuestión de volúmenes es difícil saberlo. Lo que está claro es que el sector financiero está adaptando sus sistemas y procedimientos a la nueva normativa. Los cambios regulatorios significan una forma de operar en Bolsa distinta, pero no tienen que implicar una caída de la negociación. Cuando el sector haya hecho la digestión del nuevo paradigma espero que la contratación empiece a florecer de nuevo.

P. De forma paralela a la menor compraventa, han surgido operadores bursátiles alternativos. ¿Cuánta cuota de mercado han quitado a BME estas plataformas?

R. Los operadores alternativos tienen entre el 20% y el 25% de la negociación en renta variable. Nuestra situación es mejor que la de otros mercados donde su penetración es mayor. Esto se debe fundamentalmente a que el mercado español sigue ofreciendo el mejor precio de ejecución en cada microsegundo para todos los valores. Ese en nuestro gran activo. El mercado de valores es una de las grandes cosas de este país ya que ha sabido acompañar al crecimiento de las empresas españolas, aportándoles financiación y liquidez. BME va a dejarse la piel para que esto siga siendo así. La competencia está ahí y yo creo que nos ha hecho mejores.

“No hay ninguna razón objetiva para que las empresas emitan renta fija en el exterior”

P. La nueva regulación europea (Mifid II) entrará en vigor en enero de 2018. Entre las cosas que sugiere es que el inversor utilice varias plataformas de contratación. ¿Qué impacto puede tener sobre el negocio de BME?

R. La normativa no dice que debes conectarte a un número determinado de plataformas, sino que debes asegurarte de que ofreces a tu cliente la mejor ejecución de la orden. Eso nos beneficia porque los que operan con nosotros pueden estar tranquilos de que tienen el mejor precio disponible en el mercado. En nuestra web están de forma auditada y transparente todos los datos.

P. La renta variable supone el 44% de los ingresos de BME. ¿Quieren aumentar la diversificación de su negocio? ¿Qué áreas tienen más potencial?

R. Si la compañía incrementa sus resultados de forma significativa porque el área de renta variable mejora son seré yo quien diga ‘este modelo no me gusta’. Tenemos una esperanza fundada en que el mercado español tiene un recorrido muy interesante desde el punto de vista de nuevas compañías en Bolsa. Creemos firmemente en la financiación de las empresas a través del mercado.

P. ¿Continuará la buena racha de OPVs en los próximos meses?

R. No le puedo decir, porque depende de las empresas. En diciembre de 2015 hicimos una lista de compañías que habían mostrado su interés por cotizar y nos salían más de 20 nombres. Algunas de ellas ya han debutado. En mi opinión, hay sectores económicos que están poco representados en Bolsa.

P. ¿Por ejemplo?

R. El sector industrial aún tiene bastante que hacer en este sentido. La salida a Bolsa de Gestamp ha sido un ejemplo muy interesante para que otras compañías familiares de gran tamaño se den cuenta de que estar en Bolsa es un gran ejercicio. Al tejido empresarial español le falta un poco de tamaño. En este sentido, el mercado es un fantástico mecanismo de modernización de un país ya que permite a sus compañías ser competitivas en el largo plazo.

P. ¿Cree que se logrará corregir la excesiva dependencia que todavía tienen las compañías españolas de la financiación bancaria?

R. Los números nos dicen que hay una tendencia a equilibrar esa situación. Hemos pasado de que la financiación no bancaria solo sea el 20% del total a que llegue al 30%. Las dos opciones juegan un papel importante y complementario. A corto plazo la financiación bancaria es absolutamente necesaria, pero a largo plazo los recursos te los tiene que aportar el mercado.

P. ¿Cómo es su relación con el nuevo presidente de la CNMV, Sebastián Albella?

“El mercado español da el mejor precio de ejecución para todos los valores en cada microsegundo”

R. Tenemos una excelente relación. Es una persona que viene del mundo financiero, que lleva muchos años siendo un abogado de referencia en España. Conoce la normativa de manera extensísima y creo que va a ayudar al desarrollo del mercado español.

P. Precisamente, BME y la CNMV se han puesto como objetivo que las compañías españolas no se marchen al extranjero para realizar emisiones de renta fija. ¿Cree que lo conseguirán?

R. Estoy convencido de que sí. Las empresas son libres de hacer lo que quieran, pero ambas instituciones estamos haciendo un gran esfuerzo para explicar una cosa que es palmaria: no hay ninguna razón objetiva para emitir fuera de España. Ninguna. En este país tenemos un mercado que es mucho más eficiente que los sitios donde algunas empresas se van a emitir.

P. La cotización de BME está en máximos de año y medio, pero todavía lejos de los 43 euros de 2015. ¿Cree que volverán a ese nivel a medio plazo?

R. La compañía está embarcada en un proyecto estratégico muy interesante que se apoya en tres pilares: crecimiento, diversificación y resiliencia. Contamos con un modelo de negocio muy robusto y debemos trabajar para que siga siendo así con la nueva regulación. Además, también disponemos de proyectos de crecimiento para las diferentes áreas de actividad. Si todo eso sale bien estaremos más cerca de volver a los 43 euros.

P. ¿Cree que el mercado le aplica un descuento a la cotización de BME porque la CNMV tenga que aprobar compras superiores al 1% del capital?

R. No. Nunca he identificado esa normativa como un problema importante. Siempre que hemos tenido inversores que han querido comprar por encima del 1%, la CNMV ha reaccionado rápidamente, según hemos podido saber a posteriori.

P. El 'pay out' (porcentaje del beneficio que se destina a pagar dividendos) de BME supera el 90%. ¿Se han planteado usar el excedente de caja que generan todos los años para otra cosa que no sea retribuir al accionista?

R. La compañía tiene una vocación de contar un crecimiento inorgánico siempre que sea necesario y se haga de forma inteligente. Constantemente miramos oportunidades de inversión en torno a nuestro core business [negocio principal]. Desde luego somos y seremos inversores activos en este sector.

P. La unión de las Bolsas de Londres y Fráncfort se ha frustrado por las exigencias regulatorias. ¿Cree que esta decisión congelará el proceso de concentración en el sector? ¿Por qué resultan tan difíciles las fusiones entre mercados de valores?

"El Ibex 35 como concepto, como índice, merece mucho respeto. Usarlo como algo peyorativo es un error"

R. Lo que sucede es que el sector de las Bolsas ya está muy concentrado. Hay pocos negocios que tengan un nivel de concentración como el nuestro. Veníamos de una época en la que había una o varios mercados por país y ya no es así. Por lo tanto, tiene cierta lógica que cuando hay una operación como la que pretendían llevar a cabo Londres y Fráncfort tenga que pasar unos filtros institucionales pertinentes. Veremos qué pasa ahora. Volvemos a la casilla de salida y, por tanto, otras posibles alternativas vuelven a aparecer. No todas las fusiones han creado valor relevante para el accionista si se analizan desde un punto de vista económico. Además, estos procesos suelen llevar a los gestores de las empresas a desplazar el foco del día a día y eso no es lo que esperan los clientes de ti. En BME somos muy partidarios de lograr acuerdos de cooperación con otros mercados. Las acuerdos que hemos alcanzado en este sentido funcionan muy bien y estamos estudiando distintas posibilidades de cooperación con otras Bolsas, tanto en Europa como en Latinoamérica.

P. En los últimos años se ha producido un cambio importante en el accionariado de BME. Han salido del capital los bancos y ahora el principal accionista es Corporación Financiera Alba. Desde el punto de vista de la gestión de la compañía, este cambio, ¿supone algo?

R. No. A lo largo de nuestra historia hemos tenido la suerte de contar con accionistas y consejeros muy buenos. El foco de la compañía sigue puesto en su negocio. El cambio en el accionariado responde a una tendencia muy parecida que viven en resto de Bolsas europeas donde los bancos, que fueron accionistas muy relevantes de los mercados en sus orígenes, van saliendo del capital, siendo reemplazados por inversores profesionales. En esta nueva etapa también tenemos la suerte de contar con gente de gran experiencia que nos ayuda mucho.

P. A finales de junio está previsto que BME ponga en marcha la plataforma para fondos de inversión. ¿Cómo cree que arrancará el proyecto? ¿Participarán muchas gestoras?

R. Hay mucho interés por este proyecto. Se trata de una vieja aspiración de BME por un motivo muy sencillo: somos una máquina transaccional muy potente y en nuestras plataformas están todos los productos (acciones, bonos, warrants, certificados…) y nos faltaban los fondos de inversión. Queremos aportar nuestra experiencia para que sea tan sencillo contratar un fondo como comprar y vender una acción.

P. Como gestores de los índices bursátiles el estigma que algunos partidos políticos como Podemos han creado en torno al Ibex 35, ¿es algo que les preocupa?

R. El Ibex 35 como concepto, como índice, merece mucho respeto. Es una referencia de gran calidad que es reconocida por todos los inversores del mundo. Lograr eso cuesta mucho trabajo. Un inversor americano, cuando quiere saber cómo le va a España, mira al Ibex 35. Hay que acostumbrarse a todo, pero me parece que algunos están haciendo una utilización poco inteligente de un activo que, a pesar de que lo comercializa BME, es casi un activo nacional. Desde luego, utilizar al índice como algo peyorativo es un error.