Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Popular vuelve a desplomarse en Bolsa y ya es la empresa de menor valor del Ibex

Las acciones del banco pierden otro 17% y se dejan más de 1.000 millones de capitalización bursátil en una semana

El consejero delegado del Popular, Ignacio Sánchez-Asiaín. En el vídeo, el portavoz del Gobierno lanza un mensaje de tranquilidad.

Tras una semana negra, en la que diversas informaciones han sido interpretadas como pruebas de una salud más que delicada, el Popular ya es la empresa del Ibex 35 con menor capitalización bursátil. La entidad que preside Emilio Saracho ha perdido esta semana un 38,3% de su valor en Bolsa y su capitalización bursátil, de 3.900 millones a comienzo del año, ha caído a 1.733 millones de euros, por debajo de Técnicas Reunidas, hasta este viernes la benjamina del índice. Las jornadas del jueves y el viernes, con caídas del 17,9% y del 17,4%, respectivamente, ha dejado la acción en 41 céntimos, tras haber empezado la semana en 67 céntimos.

Las dudas planean sobre el futuro del sexto banco español, que el año pasado arrojó pérdidas de 3.800 millones de euros, después de provisionar 5.700 millones para cubrir su enorme cartera de activos inmobiliarios tóxicos, estimada en más de 35.000 millones. En medio de un proceso acelerado de venta, el miércoles anunció que ampliaba el plazo para que los posibles compradores presentasen ofertas, lo cual se interpretó como falta de interés. Por el momento, solo Bankia, Santander y CaixaBank han expresado algún tipo de interés, que hasta el momento no se ha traducido en una oferta vinculante.

Por si fuera poco, el mismo miércoles, el Mecanismo Único de Resolución Bancaria (MUR) advertía a altos cargos de Bruselas de que el banco podría verse abocado a la disolución si no encontraba comprador. Mientras, la dirección del banco mantiene abierta la opción de una ampliación de capital que cada vez se ve menos viable.

Black Rock, la mayor gestora de fondos del mundo, es uno de los inversores que huye del Banco Popular. Según informó a la CNMV, ha pasado de tener una participación del 4,09% del banco español al 1,775%, después de desprenderse de 97,1 millones de acciones. Pasa así de ser el segundo mayor accionista de la entidad, por detrás de la Sociedad General Financiera y Fiduciaria, que engloba la Sindicatura de accionistas y cuya participación asciende al 9,873%. Que un accionista tan importante ponga en venta tantas acciones tampoco ha ayudado a levantar la cotización del banco.

El Gobierno, tranquilo

En esas condiciones, el jueves el Popular se desplomó en Bolsa casi un 18%, salvando apenas los 50 céntimos por acción. Este viernes, en ausencia de noticias, los títulos experimentaron en la apertura un efecto rebote, con picos de hasta el 6%. Era un espejismo. A media sesión, las acciones se dieron la vuelta y terminaron cayendo a plomo, otro 17,3%. De nada sirvió que el Gobierno expresase, por boca de su portavoz, Méndez de Vigo, su “tranquilidad absoluta” ante “cualquier eventualidad” relacionada con Popular, subrayando la “solidez” del sistema financiero español. Al cierre de la sesión, la acción quedó en 0,413 euros, un 38,3% menos que el viernes anterior. La entidad vale ahora en Bolsa en 1.733 millones de euros, por debajo de los 1.819 de Técnicas Reunidas. El lunes la capitalización ascendía a más de 2.700 millones.

En opinión de Nuria Álvarez, analista de Renta 4, “en una situación como la del Popular, cuyo problema base es la valoración de los activos inmobiliarios, cualquier noticia generan incertidumbre y los movimientos son bruscos”. “Hace unas semanas, la percepción del mercado era que habría una ampliación de capital, luego se movieron hacia una operación corporativa (venta); ahora, parece que se cuenta con la disolución de la entidad”, explicó. La analista descartó no obstante, es escenario. “Todas las opciones están abiertas, aunque nosotros estamos más en un escenario en el que el banco se desprenda de sus activos no estratégicos, sanee su balance y proceda a una ampliación de capital. Después podría venir una venta”, aventuró.

Más información