Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Popular se desploma un 17,9% ante la incertidumbre por su futuro

Las acciones de la entidad que preside Emilio Saracho caen a mínimos históricos tras ampliar el plazo para recibir ofertas de compra

El consejero delegado del Banco Popular, Ignacio Sánchez-Asiaín.
El consejero delegado del Banco Popular, Ignacio Sánchez-Asiaín. EFE

La incertidumbre sobre el futuro del Banco Popular está castigando a la entidad en Bolsa. Las acciones del sexto banco español se han desplomado hoy un 17,9% en Bolsa, un batacazo que se suma al del 6,3% del miércoles. Los títulos de la entidad que preside Emilio Saracho abrieron el lunes a 67 céntimos y hoy han cerrado a 50, un 25,3% menos, ahondando en los mínimos históricos. En los últimos 12 meses, la entidad, que perdió 3.500 millones el año pasado, ha visto volar dos terceras partes de su valor en Bolsa.

Ayer, el Popular decidió ampliar hasta finales de este mes de junio el plazo para que los posibles compradores interesados presenten sus ofertas, ante las quejas de algunos de ellos por el escaso margen que tenían para estudiar a fondo las cuentas de la entidad para valorar la compra. Se daba por hecho que ese plazo terminaba el 10 de junio. Algunos analistas apuntaron que la ampliación del plazo podría ser muestra de una falta de interés por parte de los posibles compradores. La entidad, cuyo balance está lastrado por una gran cantidad de activos inmobiliarios tóxicos que le obligaron el año pasado a provisionar 5.700 millones –por lo que incurrió en los 3.500 millones de pérdidas-, está en proceso de venta, aunque su cúpula no descarta una ampliación de capital si no encuentra comprador.

No ayudó tampoco a la cotización del banco el hecho de que el miércoles el Mecanismo Único de Resolución Bancaria (MUR) alertase a altos cargos de Bruselas de que el Popular podría verse abocado a la resolución (intervención) si no encuentra comprador. Aunque después se matizó que ese mecanismo puede actuar en relación a otros bancos europeos con problemas (y el MUR señaló que no hablan nunca sobre un banco específico), la información fue interpretada como un síntoma de la delicada situación del banco.

También la ampliación del plazo para recibir ofertas se ha interpretado en ese sentido, lo cual ha afectado a la cotización de sus títulos, que han registrado este jueves la mayor caída del año y la segunda mayor de la historia del banco, tras el desplome 26% en mayo del año pasado, tras el anuncio de una ampliación de capital por 2.500 millones. Los títulos, en esas condiciones, ahondan en su mínimo histórico.

Pese a ello, el presidente de la Comisión Nacional de Mercados y Valores (CNMV), Sebastián Albella, ha descartado esta mañana la suspensión de cotización de la entidad, al menos de momento. Sí admite que el regulador bursátil está estudiando “con atención” la volatilidad de la entidad, pero estima que “ por defecto, al mercado hay que dejarle seguir funcionando".

Más información