Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Todos los medios de transporte son deficitarios si se incluyen los costes medioambientales

El coche es el que más tasa de cobertura tiene por los impuestos especiales, y el tren el que menos, por el alto coste de la vía y las subvenciones

Peaje de Vilassar en la autopista C32.
Peaje de Vilassar en la autopista C32. EL PAÍS

Ni el coche, ni el ferrocarril ni el avión cubren con sus ingresos (impuestos, peajes, tasas y cánones menos subvenciones) los costes totales de esos medios de transporte si además de la infraestructura se incluyen también los gastos por el impacto medioambiental (contaminación, cambio climático, ruido y otros), según el informe Las cuentas del transporte en España realizado por varios profesores universitarios por encargo de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA).

El informe destaca que, en un escenario de alta exigencia medioambiental, el vehículo privado es el medio de transporte que mayor tasa de cobertura tiene. Aún así solo cubre el 49% de los costes totales (infraestructura, accidentes y medioambientales) frente al 29% del transporte aéreo. El tren es el menos eficiente, puesto que tiene una tasa de cobertura negativa (-2,5%) debido a las altas subvenciones que recibe y el gran coste de la vía ferroviaria. En un escenario de exigencia medioambiental baja, el coche cubriría el 75% de los costes totales, por el 67% del avión y el -2,6% del ferrocarril.

Teniendo solo en cuenta sobre el coste de la construcción de la infraestructura y su mantenimiento, el vehículo privado es el más rentable para el Estado puesto que lo que pagan los automovilistas en impuestos, tasas y peajes es un 42% superior al coste de la carretera. El avión también cubre con creces (110%) el coste de las infraestructuras (aeropuertos) mientras que el transporte marítimo es deficitario, y solo cubre el 84% de lo que cuestan los puertos.

Alta Velocidad

El ferrocarril es, una vez más, el más deficitario, con tasas de cobertura negativa por su incapacidad de generar ingresos en relación con el coste de la vía y las altas subvenciones públicas que recibe. Debido a estas ayudas públicas, los servicios convencionales (Regionales y Cercanías) son muy deficitarios con una tasa de cobertura del -34% de los costes de infraestructura, frente al 48% de la Alta Velocidad. Es decir, que el AVE cubre con la aportación de los viajeros casi la mitad del coste de la vía. La tasa es muy parecida (44%) si se incluye el impacto medioambiental.

Por su parte, el avión cubre sobradamente los costes de infraestructuras, excepto en los aeropuertos pequeños, pero se ve muy negativamente afectado por los costes externos.

El informe, presentado este jueves en colaboración con la Asociación de Periodistas Económicos (APIE) , está basado en datos de 2013. Ha sido realizado por José Manuel Vasallo, profesor de la Universidad Politécnica de Madrid; Armando Ortuño,de la Universidad de Alicante; y Ofelia Betancor, de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

Vasallo indicó que del informe no se puede deducir que la Administración tendría que priorizar el vehículo privado frente al tren, porque además de los costes hay que tener en cuenta también ostros aspectos, como la cohesión social.