Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

BBVA prevé una subida de tipos para finales de 2018

El economista Barry Eichengreen ha advertido de que las medidas de Trump "frustrarán" al propio presidente

El consejero ejecutivo de BBVA, José Manuel González Páramo.
El consejero ejecutivo de BBVA, José Manuel González Páramo.

El consejero ejecutivo de BBVA, José Manuel González-Páramo, ha augurado hoy una primera subida de tipos de interés para finales de 2018. González-Páramo ha sostenido este viernes en la XXIII Reunión del Círculo de Economía, que se celebra hasta el sábado en Sitges, que el Banco Central Europeo (BCE) irá normalizando en los próximos meses su política monetaria mediante la reducción de la compra de bonos. El exconsejero del BCE ha compartido mesa con el profesor de Economía y Ciencias Políticas de la Universidad de California, Barry Eichengreen, que ha advertido de que el programa económico que se propone aplicar la nueva Administración norteamericana causará “frustración” al propio presidente Donald Trump.

El auge del populismo en Estados Unidos y Europa –traducido en la elección de Trump, el Brexit o el ascenso de la extrema derecha en Francia— están siendo uno de los ejes centrales de la XXXIII Reunión del Círculo de Economía, que hasta el sábado se celebra en Sitges. Ello se produce en un momento en el que la zona euro vuelve a “robustecerse”, según González-Páramo. En concreto, BBVA Research estima que el PIB de la eurozona crecerá un 1,7% en 2017 y 2018. Y ello a pesar de las que ha juzgado como las principales “incertidumbres” que afrontan los mercados mundiales: Corea del Norte, Rusia, los desequilibrios en China y una “nueva administración en Estados Unidos que no sabemos qué nos va a traer”.

González-Páramo se ha mostrado optimista en cuanto a Europa. A pesar del Brexit, los resultados electorales en Francia, Holanda y Austria hacen pensar, según ha dicho, que a partir de septiembre –cuando se aclare el panorama en Alemania— se pueda seguir construyendo el “puzzle” europeo, a la que, a juicio, le falta por ejemplo un fondo de garantía de depósitos. Sin embargo, el consejero ejecutivo de BBVA ha instado a no caer en la “complacencia” dadas las “disonancias” que hay. “Hay que sacar la complacencia del radar y que los supervisores avisen de que no tiene sentido alguno”, ha afirmado González-Páramo. “A veces pensamos que tenemos políticos de primer nivel algo frikis pero que en un segundo nivel hay buenos políticos. No nos fiemos”, ha avisado.

Eichengreen, uno de los historiadores económicos de mayor prestigio de Estados Unidos, ha advertido de que el programa económico que se propone aplicar la nueva Administración norteamericana “frustrará a [el presidente Donald] Trump y a su paciencia” porque, a su juicio, no conseguirá generar puestos de trabajo y supondrá una pérdida de competitividad. Eichengreen, experto en el mercado de divisas, ha considerado que las rebajas en fiscalidad de las empresas, los estímulos a los inversores o sus planes de inversiones supondrán un fortalecimiento del dólar, lo cual favorecerá las importaciones. “Trump responderá con medidas para limitar las importaciones, que puede aplicar de forma unilateral”, ha explicado.

En búsqueda de un "villano"

A pesar de que Eichengreen duda de que Trump cumpla con todas sus propuestas, sí considera que sacará adelante más planes de los que sus opositores piensan. Pero ello será contraproducente porque el dólar se apreciará, los hogares recurrirán a las importaciones, Estados Unidos “perderá competitividad” y será más complicado crear “puestos de trabajo manufactureros”. Por ello, ha advertido que Trump posiblemente recurrirá a dos armas: una, limitar las importaciones, y dos, buscar un “villano”. Lo primero podrá hacerlo, ha sostenido, con disposiciones que no han de pasar por el Congreso como la ley de Comercio con el Enemigo o la ley de Expansión del Comercio, que permiten “restringir las importaciones que amenacen la seguridad nacional” y que en el pasado fueron usadas por la Administración Reagan con Japón. En cuanto al “villano”, el economista ha apuntado a que este podría ser la Reserva Federal y los bancos centrales de otros países. En cambio, ha advertido que los “escándalos políticos” no afectarán a la apreciación de la divisa.

Eichengreen , en cambio, se ha mostrado optimista con el futuro del “euro”. “Soy uno de los pocos economistas norteamericanos positivos acerca del euro”, ha ironizado. El profesor ha asegurado que sus perspectivas como divisa de futuro están “infravaloradas” y ha sostenido que Europa ha dado “pasos importantes” como el refuerzo del BCE y la unión bancaria. No tan favorables son sus augurios para el yuan chino, puesto que ha señalado que los “estándares de divisa internacional” exigen que el inversor se “sienta seguro” con el Estado de derecho y la división de poderes para “no tener una decisión arbitraria del ejecutivo”.