Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El AVE español a La Meca comenzará a circular este mismo año

El consorcio español aprueba el acuerdo que fija los nuevos plazos y las compensaciones, tras tres años de conflicto con los saudíes

El AVE entre Medina y La Meca, encargado a un consorcio de empresas españolas, comenzará a circular antes de que acabe este año, casi tres meses antes de lo previsto, según el último acuerdo al que han llegado las autoridades saudíes con el grupo constructor. El consejo de administración del consorcio español aprobó este viernes un acuerdo por el que se zanjan todos los litigios que durante años han mantenido Saudi Railways Organization (SRO), la sociedad pública saudí contratista, y el grupo constructor, informaron en fuentes de las empresas.

Desde la izquierda, Bashr Al Malic, consejero delegado de Saudi Railways Company (SAR); Jorge Segrelles, presidente del consorcio español; Al Rumaih, presidente de SAR y de Saudi Railways Organization (SRO), y Juan Alfaro, presidente de Renfe, el pasado 9 de mayo, en Medina.
Desde la izquierda, Bashr Al Malic, consejero delegado de Saudi Railways Company (SAR); Jorge Segrelles, presidente del consorcio español; Al Rumaih, presidente de SAR y de Saudi Railways Organization (SRO), y Juan Alfaro, presidente de Renfe, el pasado 9 de mayo, en Medina.

El tren de alta velocidad que unirá las ciudades santas de Medina y La Meca rodará por las vías este mismo año. El consorcio español encargado del proyecto ferroviario más importante del mundo ha dado luz verde al acuerdo con las autoridades saudíes para fijar un nuevo calendario y las compensaciones por sobrecostes y aceleración del proyecto, que tratan de garantizar el éxito del AVE del desierto, cuyo coste asciende a 6.600 millones de euros.

Este jueves, día 18, se ha realizado con éxito la primera prueba oficial a 243 kilómetros por hora.
Este jueves, día 18, se ha realizado con éxito la primera prueba oficial a 243 kilómetros por hora.

El consejo de administración del consorcio Al Shoula Group, que se reunió este viernes, aprobó por unanimidad de todos sus miembros, el llamado settlement agreement, por el que se cierran todos los litigios que durante más de tres años han mantenido Saudi Railways Organization (SRO), la sociedad pública saudí contratista, y el grupo constructor español.

El documento, aprobado por unanimidad, recoge el calendario del inicio de operaciones, así como una serie de compensaciones y de bonus acordado con los saudíes para finalizar el proyecto. El aspecto más novedoso del nuevo acuerdo es la cláusula por la que el consorcio se compromete a comenzar la circulación de trenes en toda línea Medina-La Meca antes del 31 de diciembre de 2017, tres meses antes de lo previsto. Se trata de operaciones con pasajeros pero en fase precomercial, es decir, sin billetes, para viajes organizados de grupos cerrados o para la familia real saudí, y con circulaciones reducidas.

La fase comercial debería comenzar antes del 15 de marzo de 2018 tal y como estaba previsto, ya que para esa fecha el consorcio español se compromete a entregar todos los trabajos que tiene encomendados (vía, catenaria, electrificación, trenes, etcétera). No obstante, fuentes de las empresas, ponen en duda que estén listas las cinco estaciones que jalonan la línea, encargadas a empresas locales y a un consorcio con sociedades chinas. En concreto, están finalizadas las estaciones de Medina y Kaec, y acumulan grandes retrasos las de La Meca, la del aeropuerto Rey Abdulah y la de Jeddah.

El AVE a La Meca, que a mediados del pasado año peligraba por los innumerables conflictos con el contratista y las diferencias internas entre los socios españoles, parece que ve por fin la luz. Actualmente, están completados el 70% de los 450 kilómetros de la línea. El último hito técnico es la primera prueba oficial completa realizada este jueves, día 18, entre Medina y Kaec, en un tramo de 275 kilómetros, en el que se alcanzó la velocidad de 243 kilómetros por hora. Los responsbales ya cuentan con autorización para circular el tren a 330 km/h.

Una obra colosal marca España

El AVE a La Meca es el emblema de la marca España en el exterior, como los sucesivos ministros de Fomento del Gobierno de Rajoy se han encargado de destacar. El proyecto incluye el diseño y la construcción de la vía y sistemas de electrificación y señalización,  a lo largo de más de 450 kilómetros, y la operación y mantenimiento de todos los elementos de la línea durante 12 años.

Se trata de transportar a millones de peregrinos a una velocidad media de 300 km/h (350 km/h de velocidad punta) para llegar a su destino en dos y horas y media. Está previsto que circulen hasta 35 trenes Talgo (ampliables a 55) cuando esté a pleno funcionamiento, con una frecuencia máxima de un convoy cada cuatro 4 minutos.

Compensaciones económicas

En la parte económica, el acuerdo contempla una bonificación de 150 millones de sares (35,8 millones de euros) por operar la línea antes de fin de año; otra compensación de 250 millones de sares (60 millones de euros) por completar las estaciones y, por último, el reconocimiento de un pago de 200 millones de sares (48 millones de euros) por poner fin a todos los litigios de sobrecostes que estuvieran reconocidos antes del 17 de noviembre de 2016.

Esta última cláusula no impide el reconocimiento de nuevos sobrecostes por modificaciones pendientes de reconocer antes de esa fecha o que surjan posteriormente, informaron en las mismas fuentes.

El consorcio español está compuesto por las empresas públicas dependientes del Ministerio de Fomento Ineco, Renfe y Adif y las compañías privadas OHL, Cobra (ACS), Indra, Consultrans, Copasa, Dimetronic, Imathia, Inabensa y Talgo.

Una ardua negociación con intervención real

El AVE español a La Meca comenzará a circular este mismo año

El AVE Medina-La Meca es el mayor macroproyecto internacional de infraestructuras que enfrenta un consorcio español, solo comparable al del nuevo Canal de Panamá. Pero, como ha ocurrido con el canal, ha estado jalonado de dificultades que incluso han puesto en peligro la viabilidad de la obra. El desbloqueo de esa situación crítica comenzó el pasado año cuando el entonces presidente de Renfe, Pablo Vázquez, que también presidía el consorcio, realiza un viaje relámpago a Arabia Saudí y consigue arrancar in extremis una prórroga a las autoridades saudíes el 17 de noviembre pasado. Los socios discuten el acuerdo pero persisten las diferencias entre ellos poniendo a prueba la paciencia de los saudíes. La marca España se tambalea

Finalmente, ese global agreement pactado por el presidente de Renfe, una especie de acuerdo de intenciones, se consolida gracias al viaje oficial que realizó Felipe VI a Arabía Saudí en enero pasado. Los socios del consorcio español coinciden en señalar que fue el monarca el que desatascó el conflicto, ablandando a las autoridades saudíes y convenciéndolas para que se sentaran a negociar.

El otro hito en estas negociaciones es el nombramiento a finales del año pasado de Jorge Segrelles, exdirector general de Adif, como presidente del consorcio con dedicación exclusiva . Desde que accede al cargo, Segrelles hace una doble labor: la estar en contacto permanente con los responsables del SRO, con viajes constantes a Arabia Saudí; y la de limar las diferencias entre los socios españoles haciéndoles comprender que era imprescindible una unidad de acción para salvar el proyecto.

En esas circunstancias, Segrelles cerró el último acuerdo en varios viajes a Londres –los saudíes están asesorados legalmente por un bufete británico- y Ryad, y ha convencido a los doce socios españoles que ratifiquen ese acuerdo con la SRO, que próximamente se va a fusionar con la Saudi Railways Company (SAR), la otra compañía estatal que opera la red ferroviaria de Arabia Saudí.

Más información