Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los vehículos de ocasión llegan al gran escaparate de Madrid

Ifema acoge la XXI edición del Salón del Vehículo de Ocasión entre el 19 y el 28 de mayo

Ifema acoge la vigesimoprimera edición del vehículo de ocasión entre hoy y el próximo 28 de mayo. Es la mayor de Europa y en ella podrán verse más de 5.500 automóviles, según los organizadores. Será el gran evento anual, el escaparate de un subsector que, como sucede en el conjunto del mercado, espera seguir creciendo este año. En los primeros tres meses, las ventas han crecido un 30,7% sobre las cifras logradas en el mismo periodo de 2016.

Coches expuestos en la XX edición del Salón del Vehículo de Ocasión, en 2016 en Madrid
Coches expuestos en la XX edición del Salón del Vehículo de Ocasión, en 2016 en Madrid

Serán 10 días de exposición y ventas en el recinto ferial de Madrid. En ese tiempo, Ifema y Ganvam, la asociación nacional de vendedores de vehículo de motor, reparación y recambios, calculan que se comercializarán unos 5.000 vehículos llegará y que el volumen total de ventas llegará a los 70 millones de euros. Se batirá así cualquier récord de transacciones del salón registrado en las veinte ediciones anteriores.

A pesar de esto, los precios todavía no se han recuperado de la crisis. Antes del estallido, los compradores pagaban de media unos 15.000 euros por su vehículo usado. Este año, en cambio, el precio medio todavía es un 6% menor, 14.300 euros.

En esta ocasión el reciento ferial dedicará seis pabellones a la exposición de vehículos de ocasión que ocuparán unos 35.000 metros cuadrados. En total, se podrá ver unos 5.500 vehículos, procedentes de casi 70 empresas, de los que los dos organizadores calculan que se venderán más del 90%.

Entre las marcas presentes en el salón figuran Audi, BMW, Volkswagen, Fiat, Ford, Infiniti, Kia, Lexus, Mercedes, Opel, Peugeot, Renault, SsangYong, Toyota o Volvo. Entre los precios conocidos, el modelo más caro es un Lexus GS-F Luxury, que se vende por 99.000 euros.

De cumplirse las expectativas, supondrá un espaldarazo para la buena marcha del mercado de segunda mano. Un informe de la consultora Auto Scout 24 señala que el segmento ha evolucionado a algo más “sofisticado y maduro, no de baratijas”. De hecho, el buscador de gangas supone en estos momentos un tercio de los potenciales compradores de este tipo de vehículos.

“Esta madurez y buena salud se percibe en el precio medio de estos vehículos, que supera los 14.000 euros. Se estabiliza así en sus niveles habituales, después del desplome sufrido en 2008, cuando los valores residuales cayeron del orden de 3.000 euros por la crisis”, apuntan los organizadores.

Ventas entre particulares

No obstante, como también ellos admiten todavía hay un talón de Aquiles en este segmento del mercado: la venta entre particulares. Este tipo de transacciones, según el Instituto de Estudios de Automoción (IEA), suponen el 54% del total. Sin embargo, en lo que va de año esta situación se está revertiendo, ya que las operaciones en concesionarios suponen el 52%.

El salón del vehículo de ocasión defiende que contribuye a rejuvenecer el parque automovilístico español, ya que los coches que se compran son menos viejos que los que se achatarran. Esta afirmación se basa en un estudio del portal VehículoProfesional. Info que estima que el achatarramiento inducido por la puesta en circulación de casi 23.000 vehículos desde 2014, por otros más modernos, con motores más eficientes y limpios vendidos gracias al Salón madrileño.

En una encuesta realizada por Ifema, emerge que los asistentes a esta feria pretenden cambiar su viejo vehículo de 10 años o más de antigüedad por otro más moderno. Con lo que se incide en la línea de lo ya expuesto de rejuvenecimiento de un parque automovilístico que tiene una edad media de 12 años. Ganvam calcula que en los últimos seis años, los vehículos de 10 años o más han pasado de suponer el 39% en 2010 al 65% en la actualidad.

El turismo y el fin del PIVE

El empuje del turismo en España, que lleva varios años encadenando récord de visitantes, lleva a las empresas de alquiler a renovar sus flotas constantemente. Eso se nota mes a mes en las matriculaciones, pero también en el mercado de vehículos de segunda mano, ya que la renovación de coches implica la salida al mercado de más vehículos de ocasión. Además, este tipo de automóviles son los que tienen más demanda en este mercado.

Gracias a esto, las ventas rozarán los dos millones de vehículos vendidos este año, según prevé el presidente de Ganvam (la patronal de los establecimientos de venta de vehículos de motor), Juan Antonio Sánchez Torres. Esto supondría un incremento del 5% sobre el anterior.

También el fin del plan PIVE, de achatarramiento de vehículos antiguos, y su no renovación en el último año empujan al alza el mercado, ya que ayudan a que tengan un precio más ajustado a su valor. Cuando hay ayudas a la retirada de los vehículos más antiguos, el vendedor de usados tiene que reducir el precio para mantener el atractivo del producto. “Al acabarse los planes PIVE, los precios de vehículos de ocasión recuperaron sus valores habituales, sobre todo en los vehículos seminuevos [no los de kilómetro cero], que eran los más afectados por estos planes”, apuntan los organizadores del Salón del Vehículo de Ocasión que se celebrará entre hoy y el próximo 28 de mayo en Ifema, en Madrid.

No obstante, Ganvam sigue defendiendo que la Administración recupere las ayudas al achatarramiento de los PIVE. “Si no se ponen en marcha planes que puedan ayudar a las economías más débiles a retirar definitivamente de la circulación los vehículos más antiguos, éstos seguirán formando parte del circuito de ventas de segunda mano, lo que explica que nos encontremos con un mercado de extremos, donde los vehículos de más de diez años, que todavía representan el 56% del total” señala el presidente de Ganvam, Juan Antonio Sánchez Torres.

Desde el sector se defiende incluso la creación de un plan de ayudas para la compraventa de vehículos de ocasión menos antiguos, ya que también contribuye a rejuvenecer el parque móvil. Esto contribuye a reducir las emisiones conjuntas de vehículos, porque los coches más viejos son más contaminantes que los nuevos.