Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La reforma de la estiba aumenta la tensión en los puertos y baja la productividad

El Gobierno pide la suspensión de la huelga convocada y las empresas denuncian paros encubiertos

Barcos de la naviera Maersk Line en el puerto de Algeciras. En el vídeo, los estibadores muestran su descontento.

La convalidación del decreto que liberaliza el sector de la estiba en España ha sido un duro varapalo para los trabajadores. Después de tres meses y medio de negociaciones, los sindicatos no consiguieron que el Congreso volviese a tumbar la reforma del Ejecutivo este jueves. Sin embargo, la batalla continuará en los próximos meses, ya que todavía queda pendiente la aprobación del reglamento que desarrollará los cambios laborales más conflictivos de la reforma. La tramitación de este nuevo decreto tardará unos tres meses, según fuentes de la Administración.

“El decreto ley se ha aprobado sin acuerdo con empresas ni trabajadores”, ha reclamado tras la votación en el Congreso Antolín Goya, representante sindical, que confirmó que se mantienen las ocho jornadas de paro convocadas a partir del 24 de mayo. La patronal Anesco, por su parte, denunció antes del debate el incremento en los últimos días de los paros encubiertos en los puertos españoles. “Hay bajadas de rendimiento en la mayoría de las terminales”, aseguró Anesco en una nota. La empresa TTI Algeciras (Total Terminal International), en el puerto de más tráfico de España, ha acusado la bajada desde este lunes. “Notamos que la actividad ha bajado”, han reconocido desde TTI, aunque han eludido cuantificar aún el descenso, a la espera de ver cómo se desarrollan los acontecimientos en los próximos días.

Pese a que hasta ahora los estibadores no han realizado paros en ninguno de los 13 días que convocaron a los trabajadores a la huelga durante el conflicto, la tensión en los puertos vuelve a aumentar tras la convalidación del decreto. De hecho, una vez más, Goya ha asegurado que le darán una oportunidad a la negociación colectiva y no es descartable que se vuelvan a suspender los paros. En principio, el próximo martes (un día antes del primer día de huelga) los estibadores tendrán una Asamblea General en la que se decidirá. “Vamos a intentar buscar una solución al conflicto”, ha afirmado. Sin embargo, Goya ha reconocido que dependerá de la disposición de la patronal a garantizar el empleo. “Tenemos muchos motivos para ir a la huelga, pero el punto troncal es la garantía del empleo”, ha insistido Goya.

Baja productividad en los principales puertos

En el Puerto Bahía de Algeciras ya se temen las consecuencias de la posible huelga del próximo 24 de mayo. Mientras llega, las consecuencias empiezan a notarse en la actividad habitual del puerto, según han confirmado fuentes de TTI Algeciras, la terminal de contenedores semiautomática. Manuel Cabello, coordinador de la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar (CETM) en la zona de Andalucía ha dejado claro que desde su sindicato no se ha dado orden alguna para que descienda la producción. “En la anterior negociación se nos acusó con que había huelgas encubiertas que estaban afectando a la actividad y finalmente resultó que la actividad de mercancías en España subió en esos meses”, ha argumentado Cabello, que se refiere al dato general de la red de puertos. En cambio, si se tiene en cuenta solo el de Algeciras, en marzo cayó un 15,72%. Cabello ha atribuido este descenso a la incertidumbre generada entre los clientes por el preaviso de huelga. “Nuestro tráfico es muy sensible a cualquier actuación”, ha reconocido el sindicalista.

En el Puerto de Barcelona también se ha visto ralentizada su actividad en los últimos días. Una portavoz de la autoridad portuaria explicó que en las tareas que se realizan en tierra (movimientos de contenedores) ha habido normalidad. Sin embargo, en las que se realizan en el mar (carga y descarga de naves) se han registrado “rendimientos por debajo de lo que es habitual”. Esa bajada se produce desde el martes, pero fuentes del puerto aseguraron que este jueves se ha acusado más por las reuniones informativas y asambleas que los estibadores celebraron tras la convalidación de la reforma.

En el Puerto de Valencia, la actividad durante la jornada de este jueves está un 20% por debajo de la de un día normal, según ha reconocido un portavoz portuario. Pero, de momento, no hay colas de camiones ni terminales cerradas. Las organizaciones de estibadores celebran este viernes, de una a tres de la tarde, una asamblea informativa.

Más información