Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Del porcino a rey de la subasta eléctrica

El aragonés Fernando Samper dejó el grupo familiar para crear Forestalia en 2011 y competir en energía renovable

Parque eolico La Serra del Tallat, en la provincia de Lleida
Parque eolico La Serra del Tallat, en la provincia de Lleida

El grupo Forestalia volvió a barrer el miércoles en la subasta de renovables que llevó a cabo el Gobierno, con la adjudicación de 1.200 megavatios (MW) sobre 3.000 ofertados. Ya lo hizo en enero del año pasado, cuando se llevó más de 400 sobre 700 MW. Entonces se le tachó de advenedizo. Ahora, un poco más de lo mismo, aunque los competidores ya estaban avisados de sus intenciones y pocos argumentos en contra se podían esgrimir cuando el grupo aragonés llegaba respaldado por General Electric como socio tecnológico. Palabras mayores.

Forestalia está liderada por Fernando Samper Rivas, que hasta enero de 2011 era el consejero delegado del Grupo Jorge, una empresa centrada en el negocio del porcino, pero que en 1997 entró también en las energías renovables. Fernando Samper salió del grupo familiar para, precisamente, crear en 2011 Forestalia con parte de esos activos energéticos y otros adquiridos a la alemana RWE en biomasa. En 2016, el propio Grupo Jorge también acudió a la subasta y se llevó 107 MW. Entre los dos sumaron 510 MW, lo que removió las entrañas de los eléctricos tradicionales.

Origen familiar

El Grupo Jorge se encuentra entre las cinco principales empresas del sector porcino español, tras haber desarrollado una incesante actividad exportadora, que representa más del 60% de su facturación, la cual supera los 700 millones de euros. Del total de la exportación, el 70% tiene su destino en China, motivo este que hizo que Samper conociera el mercado de aquel país y pudiera entablar negociaciones con Gedi, el socio que le acompañó en la primera subasta eléctrica.

Los actuales propietarios del grupo cárnico, presidido por Sergio Samper y en el que también trabajan los otros hermanos (Jorge y Olga), son la tercera generación. El abuelo, Tomás Samper Albalá, comenzó este imperio cárnico vendiendo lechones por las casas de Huesca. Le siguió su hijo Fernando Samper Pinilla, que le dio el nombre. Luego ya vino, con la generación actual, la diversificación al sector inmobiliario, agrícola, energético y a la creación de divisiones (Jorge Pork Meat, Jorge Green, Jorge Energy...).

Para entrar en el negocio energético, los Samper se asociaron con Sinergy, firma que luego pasaría a E2 (absorbida por la danesa Dong) y que acabó en E.ON (ahora Viesgo). A raíz del boom de las energías renovables, la apuesta por este sector se impone.