Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
PREVISIONES ECONÓMICAS

Gobierno y analistas creen que la economía se está acelerando

Guindos ve señales de aceleración y BBVA prevé hasta un 1,1% de crecimiento en el segundo trimestre

Un moneda de un euro acuñada en España.
Un moneda de un euro acuñada en España. EFE

Primero fue la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), que con su modelo de previsión del PIB en tiempo real preveía la semana pasada que la economía crecería prácticamente un 1% en el segundo trimestre. Y este jueves BBVA Research ha ido un poco más allá pronosticando para este segundo trimestre una horquilla entre el 1% y el 1,1%, unas tasas muy por encima del 0,8% registrado en el primer trimestre y que no se daban desde marzo de 2016.

Apenas unas horas más tarde, en un coloquio organizado por la Asociación para el Progreso de la Dirección, el ministro de Economía, Luis de Guindos, ha adelantado que todas las señales apuntan que la economía se está acelerando. De confirmarse las sensaciones que trasladan los primeros datos conocidos del segundo trimestre, la actividad avanza a unos ritmos que podrían llevar el PIB a un crecimiento incluso superior al 3% a cierre de 2017, batiendo de lejos la última previsión del Gobierno situada en el 2,7%. Supondría una nueva mejora sobre el crecimiento del 3% que proyectamos para 2017, ha subrayado el servicio de estudios de BBVA. Analistas como los de Solchaga Recio, AFI, el Instituto de Estudios Económicos o Repsol ya recogen el 3% en sus estimaciones.

El consumo aguanta

¿Y a qué se debe esta nueva mejora cuando hace solo unos meses la mayoría de economistas esperaba una ligera ralentización? La clave reside en los últimos datos de empleo, que revelan que se ha generado mucho puesto de trabajo a tiempo completo. Ello implica más horas de trabajo y, por lo tanto, más actividad.

Por otra parte, los analistas preveían una leve ralentización del consumo desde los elevados ritmos que se habían alcanzado en los dos últimos años. Sin embargo, este agotamiento no se ha producido. El consumo aguanta, sobre todo porque los datos de empleo son la base del consumo de los siguientes meses, y estos siguen señalando una tendencia robusta. Además, los datos de confianza, el otro indicador adelantado del consumo, continúan rondando máximos históricos. Es decir, de momento no hay visos de que se ralentice.

El tercer factor que explica este mejor comportamiento radica en el sector exterior. Las exportaciones están aumentando más que las importaciones, y ello se traduce en una aportación aún más positiva al crecimiento.