Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas abre expediente contra Italia por no investigar las emisiones de Fiat

La Comisión considera que no se han establecido controles adecuados sobre la manipulación de los motores de los coches italianos

El anagrama de Fiat, en la plaza San Carlo de Turín, en enero de 2015.
El anagrama de Fiat, en la plaza San Carlo de Turín, en enero de 2015. AFP

La Comisión Europea ha decidido abrir un procedimiento de infracción contra el Gobierno de Italia por no investigar de manera adecuada a Fiat tras conocerse que había manipulado sus vehículos para rebajar los datos sobre las emisiones. Bruselas llevaba meses anunciando la apertura de nuevos expedientes por el escándalo Dieselgate, a la vista de que las autoridades nacionales no colaboran con las instituciones.

España se comprometió a examinar 30 modelos de vehículos, pero finalmente envió a Bruselas un análisis de solo 16 coches y se expone a un expediente similar. Entre diciembre de 2015 y agosto de 2016, Industria analizó las emisiones contaminantes de los citados 16 modelos diésel: en todos los casos superaron los límites de óxidos de nitrógeno (NOx) fijados por la normativa europea cuando las pruebas se hicieron en conducción real. Existe, admite el informe del Ministerio, una "discrepancia de los valores obtenidos [en las pruebas de laboratorio] con los que se obtendrán en conducción real". Hasta ahora para homologar un coche nuevo solo era obligatoria la prueba de laboratorio, pero a partir de septiembre se incluirán pruebas de circulación real en Europa. Bruselas abrió en diciembre un expediente a España por la falta de sanciones en el caso Volkswagen, y ha expresado en reiteradas ocasiones recelos acerca de la falta de colaboración de España.

Algo parecido sucedía con Italia y otros países. El escándalo de Volkswagen —el grupo alemán había instalado dispositivos en algunos motores para burlar los límites de emisiones contaminantes en sus vehículos diésel— sacudió Europa en 2015. Tras una primera oleada de expedientes y la constatación de que los países remoloneaban en la investigación, Bruselas activa una segunda fase: el brazo ejecutivo de la Unión ha decidido enviar una carta de requerimiento a Italia, en la que le solicita que "responda a las cuestiones sobre la insuficiencia de medidas adoptadas en relación con las estrategias de control de emisiones empleadas por el grupo Fiat Chrysler Automobiles", según un comunicado.

"El fabricante no justificó la necesidad técnica, y por tanto la legalidad, del dispositivo utilizado" para reducir las emisiones durante las pruebas, asegura la Comisión. El citado dispositivo fue utilizado de manera especial en los modelos Fiat 500X, Fiat Doblo y Jeep Renegade. El Gobierno italiano defiende que ha ejecutado de manera correcta todos los controles.

Fiat ya tiene problemas en Estados Unidos por el mismo motivo. La agencia encargada de la protección del medio ambiente (EPA) acusa ahora al grupo Fiat Chrysler de haber desarrollado un sistema informático que permite engañar los controles a las emisiones. El dispositivo, que según el regulador tenía un propósito similar que el diseñado por Volkswagen, se instaló en 104.000 vehículos de gran cilindrada equipados con motores diésel. El grupo automotriz asegura que cumple las reglas y lamentó que se tracen paralelismos.

Más información