Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

FCC hinchó los daños de la huelga del 14-N para cobrar de más a Barcelona

La compañía elevó de 47 a 72 los contenedores quemados en las protestas y facturó al Ayuntamiento 24.000 euros de más

La empresa FCC, adjudicataria del servicio de limpieza y recogida de basuras en el centro de Barcelona, aprovechó los incidentes ocurridos en la ciudad en la huelga del 14 de noviembre de 2012 para aumentar sus ingresos a costa del Ayuntamiento, según revelan correos electrónicos a los que ha tenido acceso EL PAÍS. La compañía hinchó de 47 a 72 (un 53%) los contenedores quemados en las protestas y facturó al Ayuntamiento 24.000 euros de más por las unidades “ficticias”.

Una barricada de neumáticos ardiendo en Mercabarna el 14-N.
Una barricada de neumáticos ardiendo en Mercabarna el 14-N. Getty

La jornada de protestas contra la austeridad del 14-N —también llamada “huelga general europea”— fue convocada en varios estados de la Unión Europea (UE). Además de España, fue secundada en Portugal, Italia, Malta y Chipre, y hubo movilizaciones en Francia, Grecia y Bélgica.

En Barcelona el día fue tenso y plagado de incidentes. Algunos responsables de la contrata de FCC, según revelan sus comunicaciones internas, no se retiraron a descansar hasta pasadas las tres de la madrugada. A esa hora, ya disponían del balance de los daños sufridos. Justo antes de irse, a las 3.03, un ingeniero envió a sus compañeros el siguiente mensaje: “Este archivo que os dejo ahora con 47 [contenedores] quemados [...] es exclusivamente interno; el que daremos al Ayuntamiento será otro en el que incrementaremos el número de contenedores [destruidos] en 25 unidades más ficticias”.

El mensaje iba dirigido a seis de los máximos responsables de la contrata de FCC en Barcelona y llevaba como documentos adjuntos dos detalladas tablas de Excel. Una, la real, recogía con detalle la lista de material quemado: lugar, modelo de contenedor y coste por unidad destruida. La otra tabla, la hinchada, incluía 25 contenedores de más, todos con los mismos datos, pero inventados.

Las dos tablas incluyen un detallado cálculo del coste de los contenedores. Los más caros (a 1.426 euros la unidad) son los Easy 3000 de papel y cartón. Los más económicos, los C.L para cristal (696 euros). La factura real de daños ascendió a 48.183,13 euros. La hinchada, a 72.305,65 euros.

El correo electrónico remitido por el ingeniero de FCC acaba con un aviso. “No os equivoquéis de archivo si durante la mañana tenéis que dar información actualizada”. “¡OJO!, el archivo para dar al Ayuntamiento es el que NO pone FCC”.

Un ingeniero de FCC escribe, en un correo escrito en catalán, que existe un archivo “exclusivamente interno” que recoge 47 contenedores quemados y otro hinchado para el Ayuntamiento “con 25 unidades más ficticias”
Un ingeniero de FCC escribe, en un correo escrito en catalán, que existe un archivo “exclusivamente interno” que recoge 47 contenedores quemados y otro hinchado para el Ayuntamiento “con 25 unidades más ficticias”

Fuentes municipales confirmaron ayer que el Ayuntamiento recibió tras la huelga el informe de daños hecho por FCC y que pagó a la empresa los 72 contenedores de la lista hinchada. Unos datos que ahora —tras una investigación preliminar iniciada tras las preguntas hechas por este diario— el propio Consistorio pone en duda. “Hemos comparado el listado de contenedores supuestamente quemados y el parte de actuaciones de los bomberos. La primera conclusión es que es evidente que FCC hinchó los datos”, afirma un portavoz del Área de Ecología, Urbanismo y Movilidad.

Preguntado sobre por qué se abonaron en 2012 los 72 contenedores sin cruzar los datos con los partes de bomberos, el Ayuntamiento enmarca el pago en “la imposibilidad de controlarlo todo” y la “mínima confianza necesaria que debe haber entre las dos partes de todo contrato”.

Un portavoz de FCC admite que el correo electrónico “es desafortunado en su redacción y parte del contenido”. La compañía, sin embargo, alega que de ello “no puede concluirse un lucro ilícito por la empresa”. “En una jornada con graves incidentes como esa, el Ayuntamiento siempre nos pide todos los datos con premura. Pero a esa hora, hay contenedores quemados que no hemos localizado. Otros tienen daños que a primera vista no se ven, pero que tendrán que ser cambiados. Como luego no podemos estar constantemente actualizando el número de contenedores destruidos, hacemos una corrección al alza de los daños. Esta corrección se hace según nuestra experiencia y tiende a quedarse por debajo de la realidad”, añade este portavoz.

Investigacion@elpais.es

El Consistorio abrirá otro expediente a la compañía

Las relaciones entre el Ayuntamiento de Barcelona y FCC, una de sus principales adjudicatarias, pasan por su peor momento en décadas. El Consistorio acusa a la empresa de defraudarle 3,3 millones de euros en el cobro de servicios no prestados, además de otras graves irregularidades, como la mezcla de distintos tipos de residuos.

El caso, destapado por EL PAÍS el pasado noviembre, fue llevado a la Fiscalía por la Oficina de Transparencia del Ayuntamiento. Además, el Consistorio mantiene abierto un expediente sancionador que podría acabar con una multa millonaria. Fuentes municipales explicaron ayer que ahora será necesario abrir un nuevo expediente informativo por los hechos ya que no es posible reabrir el ya cerrado por la mala gestión de las basuras.