Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los estibadores se sienten “engañados” y piden el rechazo parlamentario a la reforma

Los sindicatos mantienen el preaviso de huelga y amenzan con ampliar las medidas de presión

Terminal de APM del Puerto Bahia de Algeciras.

Los estibadores portuarios se sienten "engañados". Los sindicatos de los trabajadores han insistido este lunes en que el nuevo decreto ley presentado por el Gobierno no cumple con la principal demanda del sector: la garantía del empleo de los trabajadores actuales. Por ello, los sindicatos van a pedir al resto de grupos políticos un nuevo rechazo a la reforma, como ya ocurrió el 16 de marzo cuando el Congreso derogó la primera propuesta de reforma del sector del Ejecutivo. Como medida de presión, los sindicatos mantienen el preaviso de ocho días de paro (a partir del 24 de mayo) y amenazan con ampliar las medidas de presión.

La Coordinadora estatal de trabajadores del mar (CETM), sindicato mayoritario del sector, ha confirmado este lunes en una rueda de prensa en Santa Cruz de Tenerife que convocará a los estibadores a la huelga para los días 24, 26, 29, 31 de mayo, 2, 5, 7 y 9 de junio. "Prentenden liberalizar el sector y despedir a los estibadores portuarios con fondos públicos para colocar a otros en unas condiciones mucho menos atractivas", ha dicho el representante sindical Antolín Goya. El tipo de paro propuesto es el mismo del que se convocó durante el mes de marzo, que finalmente no se llevaron a cabo. Es decir, pararán la actividad en días y horas alternas.

Los motivos del enfado de los sindicatos son varios. Por un lado está el hecho de que todavía no conocen el contenido del Real Decreto. Es decir, el reglamento que desarrollará parte de los cambios laborales del sector y donde, en principio, estará la fórmula que Fomento ha introducido para garantizar el empleo de los más de 6.000 estibadores portuarios actuales. "Es una muestra de autoritarismo y falta de respeto", dicen los sindicatos del sector en un comunicado. En el Real Decreto Ley presentado el pasado viernes lo único que aparece es la obligación del Gobierno de presentar este texto, pero no especifica los detalles del mismo.

Asimismo, Goya ha afirmado que la actitud del Gobierno no está siendo la mejor: "Deja mucho que desear. Lleva cuatro meses diciendo que la multa sobre España es inminente, pero sigue sin llegar". De esta forma, según el representante sindical, se demuestra que había tiempo suficiente para buscar una solución consensuada entre las partes y sin llegar al conflicto en los puertos españoles.

Con la reforma del sector propuesta por el Ejecutivo, en caso de convalidarse en el Congreso, se liberalizará la estiba en España. Esto es, se acabará con la falta de libertad de establecimiento y de contratación de estibadores que denunciaron los tribunales europeos y por los que España ya tiene una sentencia en contra. El Gobierno tiene avanzadas las negociaciones con el resto de grupos políticos para conseguir los votos necesarios en el Congreso (más síes que noes). "No tendría sentido que el Congreso derogara de nuevo el decreto", ha dicho este lunes el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante su visita a China.

A la espera del Real Decreto

Los trabajadores siguen a la espera de poder conocer el texto del Real Decreto. Mientras que lo conocen, han convocado las jornadas de paro y han iniciado los contactos con la oposición parlamentaria para pedir el rechazo a la reforma,. Desde Fomento, como ya aseguró el pasado viernes el titular del Departamento, Íñigo de la Serna, insisten en que el Real Decreto se les enviará cuando esté terminado.

Sobre el contenido de la nueva propuesta de reforma presentada por Fomento, Goya ha reconocido que hay algunos avances positivos: la formación al incluir un periodo de prácticas específico en los puertos, el mantenimiento de los ámbitos de actuación de los estibadores portuarios y la supresión de la bonificación de los contratos temporales. Sin embargo, creen que lo más importante sigue sin aparecer: la forma en que se garantizarán los puestos de trabajo actuales. Según los trabajadores, el decreto va más allá de lo que dice la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE). "El Gobierno se equivoca en las formas y el contenido", ha insistido Goya.

Más información