Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas investiga a Aspen Pharma por “subidas injustificadas” de medicinas contra el cáncer

La Comisión estudia si abusó de su posición dominante para aumentar el precio de cinco medicamentos

Medicamentos en una farmacia.
Medicamentos en una farmacia.

La industria farmacéutica entra en el radar de las autoridades europeas de Competencia. La Comisión ha abierto una investigación contra la compañía sudafricana Aspen Pharma para determinar si aprovechó su posición dominante para "subir injustificadamente" el importe de cinco medicamentos contra el cáncer. “Cuando el precio de un medicamento se multiplica de repente, la Comisión tiene que investigar los motivos", ha afirmado la comisaria de Competencia, Margrethe Vestager. En caso de confirmarse los cargos que se le achacan, la multinacional incumpliría la legislación europea.

Las pesquisas se centran en medicamentos que contienen los principios activos clorambucil, melfalán, mercaptopurina, tioguanina y busulfán, todos ellos utilizados para combatir tumores hematológicos como la leucemia. Bruselas no solo sospecha que la empresa trató de incrementar sus beneficios aprovechando su preponderancia en el mercado, sino que además utilizó el chantaje para encarecer los medicamentos. "Para imponer tales incrementos en el precio, Aspen amenazaba con retirar el producto en algunos Estados miembros y llegó a hacerlo en ciertos casos", asegura Competencia.

Los países de la UE tienen el poder de influir en los precios de los medicamentos y tratamientos. La estrategia de Aspen para esquivar esas condiciones habría consistido en provocar el desabastecimiento deliberado para obligar a las autoridades médicas nacionales a importarlos de otros países comunitarios, y de esta forma imponer los incrementos de precios.

Es la primera vez que la Comisión abre un proceso a una compañía farmacéutica por sus tarifas. Bruselas insiste en que no cuestiona su derecho a obtener beneficios por la producción de medicamentos, e incluso lo cree necesario para fomentar la investigación de nuevas soluciones médicas, pero en este caso considera que la empresa ha traspasado ampliamente el umbral que separa la justa recompensa por ejercer una actividad comercial de la pura especulación para obtener un lucro desmedido a costa de una enfermedad mortal.

La investigación de la Comisión se desarrollará en 30 países del Espacio Económico Europeo, entre ellos España. Italia es el único estado donde no estudiará la actividad de Aspen dado que las autoridades transalpinas ya multaron a la multinacional el año pasado con cinco millones de euros por haber aumentado sus precios hasta un 1.500%. Alertada por la actuación del organismo de Competencia italiano, la CNMC le abrió en España un expediente sancionador en febrero por los altos precios de los medicamentos y por su negativa a suministrarlos, aunque la decisión del regulador español puede retrasarse hasta la segunda mitad de 2018.

La compañía adquirió los derechos de los medicamentos a la británica GlaxoSmithKline en 2009, después de que expirara la patente, y está bajo la lupa por su voracidad a la hora de sacar provecho de su inversión. Aspen dirige sus operaciones en Europa desde Dublín, y los ejemplos que muestran su afán recaudatorio son múltiples: según el diario británico The Times, el precio en Inglaterra y Gales del busulfán, utilizado contra la leucemia, pasó en 2013 de 5,20 libras a 65,22, casi 13 veces más caro; y el clorambucil, de 8,36 a 40,51 libras.

La mayor farmacéutica de África ha multiplicado por nueve su valor en Bolsa desde 2008, completamente ajena a la crisis global que ha golpeado a los mercados. La noticia de la apertura de una investigación por parte de la Bruselas ya ha dejado sentir sus efectos sobre su cotización bursátil. Sus acciones en la bolsa de Johannesburgo cayeron este lunes más de un 3%.

Más información