Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Espacio patrocinado por la Fira de Barcelona

Innovación para seguir construyendo

El salón Construmat de Barcelona se conjura para sacar al sector de la crisis gracias a la tecnología

Unos trabajadores levantan una estructura de madera durante una de las pasadas ediciones de Construmat
Unos trabajadores levantan una estructura de madera durante una de las pasadas ediciones de Construmat

La construcción, lejos de resignarse a un papel más modesto en la economía española, quiere volver a ser lo que fue. Los impulsores del salón BBConstrumat 2017 de Barcelona creen que la única forma de conseguirlo es reinventarse a base de revolución tecnológica.

La 20º edición del encuentro de la Fira se celebrará entre el 23 y el 26 de mayo en el pabellón 2 del recinto de Gran Vía buscando conceder un protagonismo especial a la digitalización y la innovación. Según la directora del salón, Ione Ruete, el evento crece en paralelo a la reactivación del sector después de la crisis. “Esta es la primera edición desde 2007 en la que podemos presentar crecimiento en superficie, expositores y socios”, explica. La vivienda social, la innovación y la economía circular serán los tres ejes principales de los foros teóricos mientras que la Setmana de l’Arquitectura o el congreso de modelado de información para la edificación, el European BIT Summit, completan con eventos a la exposición de empresas de materiales y de todo tipo.

La construcción supone el 10,4% del PIB, pero sus empresas solo gastan el 1,1% de la innovación

La organización asegura que el certamen de Fira de Barcelona es el único de Europa que destina un área en exclusiva a las novedades, llamada Future Arena, que tendrá 2.000 metros cuadrados de superficie. La intención de este espacio es buscar fórmulas tecnológicas para ayudar a incrementar la productividad en el sector. Según reconoció Ruete en la presentación del salón, la construcción presenta “niveles de digitalización y productividad por debajo de sectores como la agricultura, la caza o la pesca”. Ana Vallés, presidenta del Grupo Sorigué y del salón, va más allá y cree que Construmat podrá servir también este año para comunicar una imagen más moderna y mejor del sector en la sociedad, que vive aún con los daños colaterales que dejó la burbuja inmobiliaria.

Espacio para ‘start-ups’

El citado Future Arena estará dividido en cuatro zonas. En el showroom, las empresas expondrán sus productos y el Technical Corner será el foro de presentaciones y ponencias de innovación. El área de start-ups contará con la colaboración de 4YFN, la plataforma para empresas emergentes del Mobile World Congress que tiene la misión de impulsar los salones de la Fira. En esta parte se presentarán empresas internacionales, mientras que en la zona de Centros Tecnológicos y Universidades se harán demostraciones de realidad virtual, drones, impresión 3D, IoT (internet de las cosas), o prototipos de viviendas sostenibles con la participación de diferentes universidades.

Una de las zonas destacadas por la organización, el Industry Arena, acogerá 787 expositores que integran la cadena de valor del sector. El incremento con respecto a 2015 es del 25% de superficie y 27% número de participantes. En la parte de ponencias, el Talks Arena, se abordarán cuestiones relacionadas con la vivienda social, la economía circular y la innovación. Entre los conferenciantes que asistirán, Fira resalta a la alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet, Núria Parlon; el exsecretario de Estado de Vivienda de Berlín, Andrej Holm; el arquitecto madrileño Andrés Jaque o el holandés Maarten Gielen, fundador del colectivo Rotor de deconstrucción de edificios.

Para apoyar la tesis de necesidad de innovación, Construmat se acompaña este año de un informe elaborado por el Instituto de Tecnología de la Construcción de Cataluña que apunta a una recuperación del sector muy desigual, tanto en componentes como en territorios. El documento explica con datos del INE que en 2015, tan sólo el 1,1% del gasto en innovación que realizaron las empresas españolas procedía de la construcción, que aportaba el 10,4% del PIB. “El sector debe abandonar su zona de confort”, resumía contundente en la presentación Josep Ramon Fontana, director del estudio y jefe del Departamento de Mercados del ITeC. Fontana explicó que se siguen conociendo datos preocupantes, como la caída de la obra pública el año pasado. “Y el 2017 sigue por la misma senda. Tenemos una cartera de proyectos muy disminuida. Los Presupuestos caen un 20% en Fomento y hay dificultades porque se paralizaron proyectos el año pasado. Hay signos de que el Gobierno no está en disposición de tender puentes con el sector privado para volver a hacer construcción civil en el futuro”, añadió.

El sector califica de “preocupante” la caída de los presupuestos en obra pública

El documento resalta que el único subsector que funciona de forma aceptable es el de la vivienda, aunque también constata que el panorama es distinto al anterior a la crisis. Por ejemplo, la demanda antes estaba basada en las necesidades de las familias, que han sido sustituidas por inversores, nacionales o extranjeros, que buscan rentabilidades que no hallan en otros mercados.

La peor parte se la llevan el sector no residencial —locales comerciales, oficinas, etc.— y la rehabilitación. Estos nuevos proyectos suponen menos de 90 metros cuadrados por 1.000 habitantes, un ratio alejado de la media europea, que está por encima de los 300 metros.

Por territorios, la recuperación se clasifica en el informe tal y con los baremos que utilizan las agencias de calificación crediticia. Con una nota de Aa, la mayor, destacan Baleares, el País Vasco y la Comunidad de Madrid, mientras que en el vagón de cola (el bono basura del ladrillo) están la Comunidad Valenciana, Murcia y Castilla-La Mancha, para las que la institución prevé una “recuperación menos intensa” que el resto. En general, el rating es más elevado en las comunidades con más actividad económica. Es decir, la crisis se está deshaciendo allí donde se crece más. La solución, según el documento, pasa por desarrollar 10 tecnologías digitales que puedan incidir en la transformación del sector en el futuro: el Big Data, la realidad virtual, los dispositivos móviles, el escaneado y la impresión 3D, los drones, el Internet de las Cosas (IoT), la realidad aumentada, el BIM, la conectividad y los sensores embebidos.