Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez admite la denuncia de Anticorrupción contra Iberdrola por manipular el precio de la luz

La Fiscalía acusa a la empresa de ganar 20 millones interfiriendo en las tarifas

El juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno ha admitido la denuncia de la Fiscalía Anticorrupción contra Iberdrola por un delito relativo al mercado y los consumidores. El fiscal Antonio Romeral ha llevado a la compañía eléctrica a los tribunales penales tras constatar que esta obtuvo un "lucro ilícito de 20 millones" al manipular el precio de la luz, tal y como ha adelantado EL PAÍS.

El delito habría sido cometido por "los directivos y/o empleados de la empresa" que adoptaron las decisiones que llevaron al "alza artificial" del precio de la energía eléctrica en el período transcurrido entre el 30 de noviembre y el 23 de diciembre de 2013, ha informado hoy la Audiencia Nacional, que también ha confirmado que fue ayer miércoles cuando se llevaron a cabo los registros en la sede de Iberdrola de Madrid y Bilbao de los que también informó este diario.

Es la primera vez que la Fiscalía Anticorrupción lleva a los tribunales penales a una eléctrica. Iberdrola, que ya fue sancionada por estos mismos hechos en 2015 por Competencia, defiende que  “su comportamiento fue perfectamente racional y legítimo” y que Competencia interpretó los hechos “de una manera sesgada e incorrecta”.

La presunta manipulación de los precios, que se elevaron un 26%, derivó en un escándalo que obligó al Gobierno a suspender una subasta eléctrica y a modificar el sistema de fijación de precios de la luz. Tras investigarla, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) impuso una multa de 25 millones de euros a Iberdrola en noviembre de 2015, al considerar probada la manipulación. El organismo de competencia determinó que la eléctrica había alterado fraudulentamente el mercado incrementando el precio de la oferta de las centrales hidráulicas de los ríos Duero, Sil y Tajo, que le pertenecen. Iberdrola interpuso recurso contencioso-administrativo ante la Audiencia Naciona. Este está aún pendiente de ser resuelto, por lo que la multa no se ha hecho efectiva.

El sistema de fijación del precio de la electricidad en el mercado mayorista funciona como una subasta, en la que cada productor va entrando con un precio determinado y se van cruzando la oferta y la demanda (casación). La última central que participa, la más cara, marca el precio que luego cobran todas. Si se oferta menos energía, por ejemplo porque algunas centrales retiran sus ofertas, el precio se encarece. Según el fiscal, al retirar la producción de las hidráulicas, las compras se casaron con la energía procedente de las centrales de ciclo combinado, a un precio superior.