Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Villar Mir mantiene a López Madrid con un sueldo millonario al frente de Ferroglobe y del Grupo

OHL justifica la dimisión del consejero por su cargo en el extranjero y elude hablar de corrupción

Juan Miguel Villar Mir mantendrá a su yerno Javier López Madrid en los dos cargos directivos que ejerce en la actualidad, pese a su imputación por el caso Lezo, de presunta financiación irregular del PP . López Madrid, que hoy oficializó su dimisión en el consejo de OHL, se mantendrá como consejero delegado del Grupo Villar Mir, la matriz del holding familiar y principal accionista de OHL, y como presidente ejecutivo de Ferroglobe. Los responsables de OHL negaron que la constructora haya participado en ninguna trama de corrupción.

Javier López Madrid, consejero delegado del Grupo Villar Mir y presidente de Ferroglobe.
Javier López Madrid, consejero delegado del Grupo Villar Mir y presidente de Ferroglobe. EFE

OHL ha justificado la dimisión de Javier López Madrid como consejero de la sociedad por la “imposibilidad de compatibilizar sus nuevas funciones y su residencia en el extranjero” con la actividad inherente a su pertenencia al consejo de la constructora, según figura en la comunicación remitida este martes a la CNMV, poco antes de que diera comienzo la Junta General de Accionistas.

El comunicado se refiere al cargo que ejerce López Madrid desde comienzos de este año de presidente de Ferroglobe, una filial del Grupo Villar Mir dedicada a la fabricación de materiales metálicos avanzados, con sede en Londres y que cotiza en el Nasdaq.

Ni en la nota a la CNMV ni el discurso que ha dirigido a los accionistas el presidente de OHL, Juan Villar-Mir de Fuentes, se hace la más mínima alusión a la imputación de Javier López Madrid en el llamado caso Lezo, de presunta financiación irregular del PP, ni a las otras causas en la que está inmerso el yerno de Juan Miguel Villar Mir (padre), como el caso Púnica o las tarjetas black de Caja Madrid. En la presentación a los accionistas, se limita a señalar que OHL "ha reforzado los compromisos y obligaciones incluidos en nuestro código ético y en nuestra política anticorrupción, así como en las medidas para impulsar y controlar su más estricto cumplimiento".

Y es que, pese a la dimisión como consejero de OHL, López Madrid continuará como consejero delegado del Grupo Villar Mir, la matriz del grupo familiar y principal accionista de OHL, con un sueldo que no se ha hecho público al no cotizar la sociedad. Y no solo eso. El imputado, al que el juez de la operación Lezo dejó libre bajo fianza de 100.000 euros, seguirá también presidiendo Ferroglobe con otro sueldo millonario.

López Madrid recibió 2.7 millones de euros como presidente de Ferroglobe

Así figura en la memoria anual remitida a comienzos de este mes a la SEC , el regulador bursátil estadounidense, en la que consta que López Madrid como vicepresidente de la antigua Ferroatlántica fue el ejecutivo mejor pagado de la sociedad con una remuneración total de 2,98 (2,7 millones de euros) millones de dólares en el ejercicio 2016. En esa cantidad se incluyen bonus, planes de pensiones y de incentivos a largo plazo y participación en beneficios.

En el consejo de Ferroglobe se encuentra también Javier Monzón, que tuvo que abandonar la presidencia de Indra, tras detectarse que la sociedad había presentado unas cuentas hinchadas, con unos beneficios ficticios que, en realidad, escondían fuertes pérdidas. Monzón, que recibió 12,1 millones de euros al salir de la presidencia de Indra y una compensación de otros 3 millones en 2016, cobró 203.575 dólares como consejero de Ferroglobe.

El informe remitido a la SEC relaciona todos los casos de corrupción en los que está inmerso López Madrid, y cita en varias ocasiones su relación como yerno de Juan Villar Mir, ya que está casado con su hija Silvia. El directivo fue ascendido en diciembre de 2016 a presidente ejecutivo de Ferroglobe. La compañía, nacida de la fusión de la norteamericana Globe y de Ferroatlántica, registró unas pérdidas de 157 millones de dólares en 2016 y su cotización ha caído este año más de un 30%.

Junta General de Accionistas de OHL, celebrada este martes en Madrid.
Junta General de Accionistas de OHL, celebrada este martes en Madrid.

Según la versión dada por OHL, López Madrid habría solicitado su renuncia al consejo el pasado mes de enero, pero la sociedad ha tardado en sustituirle estos cinco meses hasta que ha encontrado la persona idónea, que ha recaído en Javier Goñi del Cacho.

"OHL no está salpicada por la corrupción"

Al término de la junta, el consejero delegado, Tomás García Madrid, se limitó a asegurar a los periodistas que "en toda la historia de OHL ni un sólo directivo o empleado de la empresa ha sido condenado por casos de corrupción”, y que “OHL no esta salpicada, ni investigada, ni imputada ni nada parecido" por casos de corrupción.

En cuanto a las dos transferencias admitidas por la compañía la pasada semana, por importe de 2,5 millones realizadas a finales del año 2007 a la sociedad Lauryn Group, domiciliada en Panamá, y a una cuenta en el Anglo Irish Bank, en Suiza, aseguró que no tienen nada que ver con la concesión de la línea de Cercanías Móstoles-Navalcarnero, que se investiga en la operación Lezo.

El consejo ha aprobado someter a la junta de accionistas la reducción en un 20% de las retribuciones de los consejeros en 2017, tras el récord de pérdidas registradas en 2016, que ascendieron a 432 millones de euros.

Planes de OHL

OHL avanzó en la Junta General de Accionistas los principales objetivos de su plan estratégico hasta 2020 que prevé multiplicar casi por cinco en 2017 el resultado bruto de explotación (Ebitda) logrado en 2016, hasta los de 1.009 millones de euros, y alcanzar los 1.239 millones en 2018, un 23% más.

El plan se fija como objetivo un crecimiento de los ingresos del 30% en 2017, hasta los 5.027 millones de euros este año, y un aumento del 28% en 2018, hasta los 6.426 millones de euros.

Asimismo, se compromete a reducir la deuda a finales de 2017 a un ratio de una vez el Ebitda, mediante la venta de activos adicionales a los ya vendidos por 543 millones de euros, dentro de una política de rotación de activos, que debería tener un impacto positivo sobre la evaluación de las agencias de rating y potencialmente podría resultar en una mejora en la calificación crediticia, que se considera “objetivo prioritario” para la compañía.