Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Quién dijo que WhatsApp está matando las llamadas? Hablamos más que nunca por el móvil

El consumo de llamadas móviles bate récord por las tarifas planas de minutos ilimitados que comercializan los operadores

Una joven habla por teléfono móvil en Madrid.
Una joven habla por teléfono móvil en Madrid.

Cada vez recurrimos más a sistemas de mensajería instantánea como WhatsApp o las redes sociales (Twitter, Facebook, Instagram, etcétera) como medio para comunicarnos en detrimento de la voz. Pero los últimos datos oficiales parecen contradecir esa impresión. Y es que en 2016 se batió el récord de llamadas por móviles, con 91.361 millones de minutos, un 10,1% más que en el año anterior, según las cifras de Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

La razón no es que el usuario haya decidido volver a este modo de comunicación más personal. Los expertos apunta a una causa más trivial: las tarifas planas que las operadoras aplican cada vez de forma más generalizada a las llamadas móviles. La generalización de los paquetes convergentes (fijo, móvil, datos y banda ancha), que incluyen llamadas nacionales ilimitadas en muchos casos, han motivado que el abonado haya perdido el miedo a hablar por el móvil. En diciembre de 2016, el total de paquetes con cuatro o más servicios alcanzó los 11 millones, lo que representa un incremento de 1,3 millones con respecto a hace un año.

El tirón del "casi gratis"

El uso del móvil se hizo aún más patente en el último trimestre de 2016, los tres meses en los que el tráfico se dispara debido a las fiestas navideñas, y en los que se alcanzó un récord de tráfico de 23.796 millones de minutos, un 12% más que en el mismo periodo del año anterior. La percepción de que llamar ahora por el móvil es “casi gratis” frente a la que se tenía hace tan solo unos años de que “el móvil es muy caro” se visualiza mejor si tenemos en cuenta que hace una década, cuando no existían servicios como WhatsApp, y los usuarios debían recurrir a las llamadas o a los SMS para comunicarse, el tráfico de llamadas eran un 55% inferior al actual.

Y es que esa percepción de que llamar por el móvil era un ejercicio de alto riesgo para el bolsillo no era infundada. A finales de 2006, el coste por minuto de llamada móvil era de 17,08 céntimos de euros, frente a los 3,8 céntimos que costaba a finales de 2016. Otro dato que apunta aún más al precio como razón fundamental de ese impulso del consumo, es que en 2016 solo crecen las llamadas nacionales a móviles, mientras que las internacionales cayeron un 8,4%. Y es que, hasta que no entre en vigor la norma de eliminación (parcial del roaming en la UE), son pocos los planes de precios de las operadoras que incluyen las llamadas al extranjero dentro de la tarifa plana.

El precio, sin embargo, no lo es todo. El usuario está pegado a su móvil y aunque le ofrezcan un modo más barato de comunicarse, va a seguir fiel a él. La prueba es que el tráfico de telefonía fija ha vuelto a caer un 15,4% en el último año, con cifras del último trimestre de 2016 y ya representa solo una tercera parte de las llamadas, pese a que en todos los planes de tarifas convergentes se incluyen llamadas nacionales ilimitadas desde el teléfono fijo.

Pero el hecho de que haya aumentado el consumo de llamadas no excluye la evidencia de que los hábitos de consumo de telefonía han cambiado para siempre con Internet móvil como máximo exponente de los nuevos usos. El consumo de datos móviles sigue disparado. En 2016, el tráfico de datos por móvil aumentó un 65,7% hasta los 598.653 terabytes, y se ha multiplicado por seis en los últimos cuatro años.