Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El hielo y la sequía amenazan la cosecha de uva y cereales

Medio millón de hectáreas de cultivo están afectadas, según las aseguradoras

Viñedo en la provincia de Valladolid.
Viñedo en la provincia de Valladolid.

La prolongada sequía durante el invierno y las bajas temperaturas de finales de abril han afectado seriamente a los campos de uva y cereal. El viñedo en las denominaciones de origen Ribera del Duero, Cigales, Rueda, Toro, Bierzo y Rioja, y las superficies cerealistas del centro, especialmente, de la zona del Duero, han sido los sectores más duramente afectados. Agroseguro, la entidad que agrupa a las aseguradoras agrarias, estima que la superficie afectada alcanza 520.000 hectáreas de cereal y 30.000 de viñedos, aunque en sus cifras solo incluye los campos asegurados. Teniendo en cuenta la superficie sembrada, la afectada podría ser el doble.

Como consecuencia, el precio de los cereales ha repuntado ligeramente, aunque el mercado está dominado por las importaciones. En el caso del vino en estas denominaciones de origen, se prevé una fuerte subida del precio de la uva.

El Ministerio de Agricultura ha puesto en marcha la denominada mesa de la sequía para analizar el impacto de las malas condiciones meteorológicas. El sector reclama créditos baratos, exenciones fiscales o aplazamientos en los pagos a la Seguridad Social. En principio, Agricultura solamente apoya los avales para la solicitud de créditos a través de Saeca (Sociedad Anónima Estatal de Caución Agraria) y la reducción de los módulos a efectos de la fiscalidad.

La sequía ha golpeado como no se conocía desde los años 90 al sector de los cereales de invierno, especialmente en la zona centro y Castilla y León, aunque también se han visto afectadas la mitad sur y Aragón.

De 5,7 millones de hectáreas dedicadas a cereales de invierno, la superficie asegurada por sequía o mala nascencia asciende a 1,98 millones de hectáreas. De ellas, 907.000 están en Castilla y León, la mayor zona productora de cebada y de trigo blando. Otras 375.000 están en Castilla-La Mancha, donde la provincia más afectada es Cuenca. En Castilla y León, los daños más importantes están en las provincias de Valladolid, Palencia, Zamora, Segovia y Soria.

Sobre la superficie asegurada, se estiman daños muy graves en 182.000 hectáreas, graves en otras 150.000 y leves en otros 168.000, hasta un total de 520.000, el doble si se tiene en cuenta el área no asegurada.

En el viñedo, las heladas de finales de abril se han llevado por delante una parte muy importante de las producciones de uva en las denominaciones de origen de Castilla y León, Rioja y Navarra. “Puede haber una segunda brotación”, señala Carlos Moro, presidente de Matarromera, “pero la producción ya se queda bajo mínimos”.

Según los datos de Agroseguro, en esos territorios, estaban aseguradas unas 46.000 hectáreas. En la zona del Bierzo (León), está afectada la producción en el 80% de los viñedos, igual que en Roa y Aranda (Ribera del Duero). Benjamín Pérez Pascuas, uno de los propietarios de Viña Pedrosa, valora la helada como la más dura en las últimas décadas. Asume que esta campaña habrá menos producción y subida de precios.

También han resultado afectados por las heladas los viñedos en Cigales, Rueda, Toro, en zonas de Galicia y, en menor medida, en Navarra. Según Agroseguro, el 3 de mayo se habían presentado partes de siniestro por 18.000 hectáreas y se estima que estas llegarán a 30.000.

Más información