Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Warren Buffett se deshace en elogios hacia Jeff Bezos

El oráculo de Omaha cambia el foco de atención hacia compañías que no requieren de grandes inversiones de capital para poder operar

Warren Buffett posa para una foto con una periodista en la junta de Berkshire Hathaway.
Warren Buffett posa para una foto con una periodista en la junta de Berkshire Hathaway. AP

Cuando Warren Buffett empezó construir su conglomerado de inversión Berkshire Hathaway, las empresas en las que invertía necesitaban de enormes inversiones de capital para ser prósperas. Ahora, dice, todo es muy diferente. Por eso, admite que busca oportunidades en negocios que funcionan sin necesidad de movilizar grandes montantes de efectivo para operar.

El nombre más evidente en este grupo es el de Alphabet. El oráculo de Omaha reconoce que no vio en su día la oportunidad de invertir en la matriz de Google. Tampoco en Amazon, donde no tiene una sola acción. El inversor más reputado de Wall Street se rindió en elogios hacia su fundador, Jeff Bezos, al que considera “el mejor empresario de nuestro tiempo". "Subestimé su brillantez".

“Nadie ha sido capaz de dominar así en dos industrias”, destacó en la junta general de accionistas de Berkshire Hathaway en referencia a su liderazgo aplastante en el comercio electrónico y la gestión de datos. Es, como añade Charlie Munger, “una especie diferente”. Le comparan con el banquero Andrew Mellon, una de las grandes figuras en la historia empresarial de Estados Unidos. "Nunca pensé que podría tener un exíto de tal escala", insiste Buffett.

Y no solo por su visión, sino por su ejecución. El dominio de Amazon es uno de los motivos por el que, según explicó, decidió vender la tercera parte del capital en IBM. Le sigue viendo potencial, pero dice que esperaba mucho más. Como en el caso de Coca-Cola, explicó que “no compramos con la idea de que nunca tendría problemas o competencia”. Añade, sin embargo, que “necesita una bala de plata” para hacer daño a Amazon.

Caída del beneficio

Warren Buffett creó Berkshire Hathaway hace medio siglo, con la adquisición de una firma textil. Ahora controla activos en Kraft-Heinz, Coca-Cola, BNSF, NetJest, Castparts, Procter & Gamble, Duracell, General Electric, Wells Fargo o Apple. El beneficio del conglomerado se redujo un 27% en el primer trimestre, hasta 4.060 millones de dólares (3.690 millones de euros), por las cargas en su negocio de aseguradoras.

El inversor es la cuarta fortuna del mundo, con un patrimonio que 74.900 millones. Le superan Jeff Bezos, Amancio Ortega y Bill Gates. Berkshire Hathaway, con una capitalización bursátil de 411.700 millones, ocupa el sexto lugar entre las grandes corporaciones del índice S&P 500. Aunque es un conglomerado muy diversificado, una cuarta parte de la cartera corresponde al negocio de seguros.

Este bache en el arranque del año, sin embargo, no restó entusiasmo a los asistentes al Woodstock del capitalismo, como se conoce a la junta de accionistas de Berkshire. El valor de la cartera de Berkshire sumó 16.000 millones desde la pasada cita hace un año. De las 43 corporaciones que Buffett tiene en su cartera de inversión, solo siete redujeron su capitalización bursátil y los ganadores se apreciaron más de lo que cayeron los perdedores.

Dispone, además, de 96.500 millones en efectivo para movilizar ante cualquier oportunidad de inversión. La compras de Warren Buffett, que se concentran casi exclusivamente en corporaciones made in America, se consideran un voto de confianza mayor. Pero cuando vende es como una condena. “Me equivoqué con IBM”, insiste. Espera no tener que decir lo mismo de Apple.

Sin pretensiones

Buffett siempre tomó distancia de las compañías tecnológicas, porque considera que es un sector difícil y donde hay otros inversores que juegan mejor la mano. Apple, en su opinión, es más una compañía de consumo. "No pretendo de ninguna manera tener el nivel intelectural de un chaval de 15 años", respondió a un accionista. "O está loco o es que aprendió", añade Munger.

El evento que se celebra en Omaha reunió a más de 40.000 accionistas convertidos en fanáticos de Warren Buffett, que se sometió durante seis horas a sus preguntas. La junta general empezó a retransmitirse el año pasado por el portal Yahoo! y contó entonces con más de un millón de visitas, a las que se sumaron 11 millones más de navegadores únicos a lo largo del año.

La cita está llena de rituales y el micrófono está completamente abierto para los accionistas de Berkshire. En el debate, de hecho, emergen todo tipo de preguntas, desde padres que buscan alguna guía para la educar a sus hijos, a cuestiones políticas, sobre el futuro del país o preguntas concretas sobre las compañías en la cartera, próximas inversiones o el proceso de sucesión.

Warren Buffett está convencido de que las acciones del conglomerado "subirán mañana si muriera esta noche". Es algo con lo que no coinciden en Wall Street, que ven la transición en el mando de la sociedad como uno de los grandes riesgos. En cualquier caso, insiste que estará todo en buenas manos y que el consejo actuará para comprar acciones "si bajan a un vivel atractivo".

Más información