Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estas son las oposiciones más y menos exigentes a las que te puedes presentar

Las administraciones tienen abierta la inscripción para más de 10.000 plazas de funcionario

Convocatoria oposiciones 2017
Aspirantes en una oposición a la Xunta de Galicia en 2016.

Prepárese. Estamos a las puertas de la mayor oferta de empleo público desde que comenzase la crisis. En los próximos tres años (que pueden convertirse en seis por obra y gracia de la burocracia) saldrán a concurso unas 300.000 plazas de funcionario. Eso sí, la mayoría destinadas al personal temporal que ya trabaja en los servicios públicos, lo que representa "un riesgo de engaño a los ciudadanos porque los puestos pueden estar ocupados", advierte Francisco Longo, director adjunto de Esade Business School. Sin embargo, este anuncio ya se ha notado en las academias de preparación de oposiciones, donde las solicitudes de información han crecido un 25%, según María Jesús Pérez, consejera delegada de Adams y coordinadora de la Comisión de Empleo Público en CECAP (Confederación Española de Empresas de Formación).

Pero eso ocurrirá una vez que se aprueben los Presupuestos de 2017. Por ahora, los interesados en conseguir un trabajo para toda la vida pueden presentarse a las casi 140 oposiciones cuyo plazo de inscripción está abierto desde este lunes hasta el próximo 30 de junio. Incluyen más de 10.000 plazas para las administraciones del Estado, comunidades autónomas y organismos locales, según el buscador que el Gobierno tiene habilitado en Internet. Las convocatorias responden a años anteriores, salvo en el caso de educación, sanidad y cuerpos de seguridad del Estado, que se han adelantado al resto de las de este año vía real decreto, y son las que mayor número de puestos ponen en el mercado.

El grado de complejidad depende de la escala laboral, el número de pruebas y la cantidad de aspirantes

Si está pensando en apuntarse, este artículo puede despejar sus dudas sobre cuáles son las oposiciones más duras y las más fáciles entre las que están disponibles. Una cuestión que a la mayoría de las fuentes consultadas les cuesta precisar. Todas coinciden en que no hay oposición sencilla; se necesitan al menos seis meses para preparar las que contienen menor temario. Además, hay que contar con la gran cantidad de aspirantes que se presentan, que hacen que las pruebas teóricamente más fáciles se vuelvan complicadas. “A menor nivel de cualificación, mayor número de aspirantes”, advierten en el Ministerio de Hacienda y Función Pública.

Distinto nivel de exigencia

Los exámenes para maestro figuran entre los más sencillos. Lo mismo que los de guardia civil

El punto de partida para medir la complejidad de las oposiciones lo fija el grupo o escala laboral a la que se opta: A, B o C. Para cada una de ellas se exigen titulaciones específicas, desde Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y Bachiller (C2 y C1, respectivamente), pasando por el título de técnico superior (B) hasta diplomados y graduados (A2 y A1). Aunque las cosas no quedan ahí porque, a igualdad de escala laboral, tanto el temario como el tipo de pruebas de las oposiciones pueden disparar la dificultad o limitarla. "No es igual un examen tipo test que tener que defender un tema ante el tribunal", explica Gloria Oliveros, directora de Empleo Público de Adams. Lo mismo sucede con la administración convocante. “Son más duras las oposiciones del Estado que las de las comunidades autónomas y de las administraciones locales. Tienen más prestigio y un nivel de exigencia superior”, indica Miguel Sánchez Morón, catedrático de la Universidad de Alcalá de Henares. En su opinión, los entes regionales y locales suelen usar más el sistema de concurso-oposición, que facilita el acceso al personal temporal y restringe el libre.

En este momento, las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado son los que ofrecen un mayor número de plazas. Policías de escala básica (3.201), militares de tropa y marinería (2.000) y cabos y guardias civiles (1.801). Y, en teoría, son unas de las oposiciones más sencillas. Para policías se exige Bachiller o Formación Profesional de Segundo Grado, en tanto que para los militares y guardias civiles sirve la ESO. También para el primer cuerpo, dada su difusión, hay un número mayor de candidatos que para los otros, cuyas pruebas son más accesibles, según el Ministerio de Hacienda, que añade que en los últimos años ha habido una menor oferta de plazas, por lo que se prevé gran concurrencia. “Aunque son los mismos ejercicios: cuadro de exclusión médica, pruebas físicas, test psicotécnicos, temas, ortografía y entrevista personal; el temario para la policía incluye 41 capítulos frente a los 25 de la Guardia Civil”, indica Cristina Cid, jefa de estudios de Academia Postal, en Vigo.

La enseñanza es la segunda gran dispensadora de plazas de empleo público. Las oposiciones ya convocadas y con plazo de inscripción abierto son para auxiliares educadores (33 plazas), maestros (1.842), profesores de Formación Profesional (80) y de Secundaria (540). Aquí los auxiliares tendrán las pruebas más fáciles, “es un cuerpo similar al de los cuidadores. Pero también hay que medir la dificultad por el grado de competencia que vayas a encontrar, que es alto”, explica un directivo de Grupo Premir, especializado en oposiciones. A su juicio, las convocatorias más asequibles son las de maestro “porque su nivel de dificultad es relativamente bajo y el número de aspirantes históricamente también lo es”. A los maestros se les pide un A2, mientras que a los profesores de Secundaria y FP un A1, pero hay que tener en cuenta que las pruebas de FP no son tan regulares como las otras. Y además, dice Premir, para los profesores los ejercicios son mucho más difíciles, “es casi imposible sacarlos en menos de un año y medio o dos”. La directora pedagógica de la academia Magister, Ana Rosa Lagares, señala que el temario de los maestros consta de 25 lecciones en tanto que el de los profesores ronda los 70. Y avisa de que este será el último año que no incluya prueba de inglés.

Competencia en sanidad

La rama sanitaria es la tercera con mayor oferta de empleo público. Desde enfermeros, fisioterapeutas, médicos de urgencias, especialistas, pediatras, forenses a farmacéuticos y veterinarios. Hay más de 400 plazas disponibles. Enfermería y fisioterapia son unas oposiciones más sencillas que el resto, pero bastante más complicadas que si se comparan con las de maestro, que exigen la misma titulación A2. Los exámenes suelen ser tipo test y el nivel de competencia es muy alto, dice Premir. Las pruebas son muy similares salvo que en el caso de los especialistas (ya sean médicos, farmacéuticos o veterinarios) a los test del temario propio, del común y del caso práctico, se suma el de un tema a desarrollar.

En el ámbito de Justicia hay plazas convocadas para letrados y para titulados superiores, también requeridos para otras áreas de la Administración. Junto a los bibliotecarios y técnicos, concentran el grueso de la oferta disponible actual. Las oposiciones a letrado son menos asequibles que el resto, al contrario que las de los técnicos. Los grupos de menos nivel de cualificación se enfrentan a dos o tres exámenes, en tanto que los superiores hacen cuatro o cinco, según Ángela de las Heras, directora de oposiciones de CEF (Centro de Estudios Financieros).

Más información