Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La confianza del inversor se fortalece

La renta variable europea es el activo con más potencial, según la encuesta que realiza JP Morgan AM

La Bolsa española lleva un arranque de año muy bueno. El Ibex 35 acumula una revalorización del 18% desde enero. Tras numerosos ejercicios a rebufo del resto de índices las acciones locales empiezan a recuperar el brillo perdido. Este entorno de cierta euforia tiene su reflejo en el sentimiento de los ahorradores españoles. La encuesta de confianza que elabora JP Morgan AM subió con fuerza en el primer trimestre hasta situarse en 1,32 puntos, frente al nivel de 0,08 puntos con el que cerró el curso 2016.

Un inversor trabaja en la Bolsa de Nueva York el pasado lunes.
Un inversor trabaja en la Bolsa de Nueva York el pasado lunes. EFE

Para la elaboración de este indicador, que publica en exclusiva EL PAÍS, se tienen en cuenta las respuesta que dan los participantes en la encuesta (1.359 personas en esta oleada) a la pregunta de cómo creen que evolucionará la Bolsa en los próximos seis meses. En el caso del primer trimestre de 2017, los resultados muestran un importante descenso de las opiniones pesimistas. Solo el 18,2% señala que es probable o muy probable que la Bolsa caiga en el semestre, frente 26,9% el periodo anterior. Los que piensan que el mercado se mantendrá en los niveles actuales suponen el 52,1% (45,1% un trimestre antes), mientras que los optimistas —creen probable o muy probable que haya subidas— representan el 29,7% del total de encuestados, frente al 28% del trimestre anterior. Entre los factores que destacan aquellos que tienen más fe en el mercado está que la situación económica ha mejorado y eso debe tener su reflejo en el mercado.

La confianza del inversor se fortalece

Preferencias

La encuesta de JP Morgan AM también incluye una pregunta sobre qué mercados ven los inversores españoles con mayor potencial de subida. En el primer trimestre, la Bolsa europea es la que más nominaciones ha recibido como el mercado favorito (26,1%). En segundo lugar se sitúa la renta variable estadounidense. A pesar de que Wall Street cotiza en máximos históricos, un 24,9% de los encuestados lo elige como su primera opción de inversión. El tercer puesto en número de menciones es para la Bolsa española (20,9%), seguida por Asia (13,6%), los mercados emergentes (6,9%) y Japón (5,5%).

La confianza del inversor se fortalece

El optimismo de los españoles con los activos de riesgo contrasta, sin embargo, con la respuesta que dan cuando se les pregunta qué es lo que más valoran a la hora de invertir. En el primer trimestre del año creció de forma significativa (suponen el 52% del total frente al 39% del periodo anterior) el grupo que asegura que su preferencia es “no perder dinero”. En cambio, los inversores más puros, de decir, aquellos que buscan la “máxima rentabilidad” solo son el 21,5%. El resto de ahorradores (el 26% del total), están dispuestos a sacrificar parte de las ganancias potenciales a cambio de lograr cierta seguridad.

La caída de los tipos de interés fuerza a buscar alternativas de inversión con un perfil de mayor riesgo. De cara al próximo semestre, desciende el número de ahorradores que comprarán un depósito, mientras que aumentan de forma significativa los que buscarán un fondo de inversión, un plan de pensiones, o que invertirán directamente en acciones o en renta fija.

Un entorno favorable para los activos de riesgo

Manuel Arroyo, director de inversiones de JP Morgan Asset Management en España, destaca que el entorno sigue siendo muy favorable para los activos de riesgo, especialmente para la renta variable. “Estamos en una fase expansiva de la economía mundial. Por primera vez en muchos años las principales economías desarrolladas y emergentes crecen de forma sincronizada. EE UU quizás haya decepcionado con las cifras del primer trimestre, pero pensamos que es algo coyuntural y prevemos que vuelva pronto a ritmos de crecimiento del 2%”, argumenta.

Otro factor que, en su opinión, debe apuntalar la apuesta por las acciones es la política monetaria de los bancos centrales. “Siguen teniendo una actitud bastante relajada. Solo la Reserva Federal ha empezado a subir tipos. Pero con su economía acumulando ocho años seguidos de crecimiento y con pleno empleo, no se puede hablar de endurecimiento monetario, sino de normalización”, sostiene.

Con crecimiento económico y abundante liquidez en el sistema, el tercer factor de la ecuación que beneficia a la Bolsa son los resultados empresariales. “Las cuentas que han presentado las compañías han estado en línea con lo esperado o por encima”.

JP Morgan Asset Management sigue apostando por la Bolsa estadounidense y en los últimos meses ha corregido su infraponderación de las acciones europeas (ahora se mantiene neutral). Otra de sus grandes apuestas es la renta variable japonesa. En renta fija, la gestora aconseja tener cautela con la deuda pública, por lo elevado de su precio, y prefiere la deuda corporativa, especialmente los bonos de alto rendimiento o high yield.