Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Qué es el Cupo vasco? Este concierto, clave para los Presupuestos de 2017

El concierto económico vasco procede del siglo XIX y está reconocido en la Constitución Española

Cupo vasco
El portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka. EFE

El Gobierno del PP y el Ejecutivo del País Vasco han alcanzado un principio de acuerdo sobre el Cupo vasco a cambio del apoyo del PNV a los Presupuestos Generales del Estado de 2017 cuyas enmiendas a la totalidad se debaten este miércoles en el Congreso.

El acuerdo, para un periodo de cinco años, pasa por cerrar la cantidad que Euskadi paga al Estado por las competencias no transferidas, una cuantía sobre la que existe desacuerdo desde 2007. Las desavenencias económicas por los importes satisfechos durante estos años alcanzan los 1.600 millones de euros, que Euskadi considera que ha pagado de más. Por eso, desde el Gobierno vasco señalan que cuando se formalice el pacto supondrá "15 años de paz fiscal" como dijo el portavoz del Gobierno vasco, Josu Ercoreka. Se refería a los 10 años transcurridos desde 2007 y los cinco siguientes de vigencia del nuevo Cupo. La cantidad que está a punto de acordarse ronda los 950 millones de euros, casi un 40% menos de lo que el Estado exigía hasta ahora.

¿Qué es el Concierto económico vasco?

El concierto económico vasco es el marco que regula las relaciones financieras entre el País Vasco y el Estado Central. La Constitución Española de 1978 reconoce esta singularidad de los dos territorios forales, el Cupo vasco y el Concierto navarro. Los expertos en financiación autonómica recuerdan que es una excepción en el panorama internacional.

¿En qué consiste el Cupo?

El Cupo es la cantidad que el País Vasco tiene que pagar cada año al Estado por los servicios que este presta e su territorio por las competencias no transferidas en virtud del Concierto económico. Es decir, por las embajadas en el exterior, por los museos nacionales, la política de defensa o los intereses de la deuda, entre otros gastos. El Cupo se revisa y negocia cada cinco años, aunque desde 2007 no se ha renovado por la falta de acuerdo entre el Estado y el Ejecutivo de Euskadi.

¿Cómo funciona?

Las tres diputaciones forales vascas son las encargadas de recaudar todos los impuestos en el País Vasco. El IRPF, IVA, Sociedades, Especiales... y posteriormente reparten al Estado por los gastos acordados en el Cupo. Las diputaciones deciden cuál es el nivel de impuestos que deben pagar sus ciudadanos. El único requisito es que la presión fiscal sea similar a la del resto del Estado. En el resto de autonomías el sistema funciona al revés, es la Agencia Tributaria la que recauda y reparte en función de los criterios del sistema de financiación autonómica. Este sistema es el que actualmente está en vías de reforma.

¿De cuándo procede el Cupo?

El Concierto económico vasco procede de 1878, fue creado tras las últimas guerras carlistas. Hasta entonces, las tres diputaciones vascas eran las encargadas de recaudar los impuestos. El Estado, debilitado y necesitado de recursos tras años de guerras, acordó con estas administraciones vascas que le entregasen una parte de los impuestos que pagaba la burguesía vasca. Y entonces se crea el Cupo. Era la vía más rápida para obtener recursos en un país asolado por las sucesivas guerras. Durante la dictadura, Franco suspendió el concierto económico en Bizkaia y Gipuzkoa, porque las consideró "provincias traidoras". Ambos territorios recuperaron el estatus durante la Transición.

¿Cómo se calcula el Cupo?

Existe un principio general por el que el País Vasco debe pagar al Estado el 6,24% de la renta estatal. Este porcentaje es del 1,6% para Navarra. Y en ambos la tasa no varía desde 1982. Se trata del peso que tenía cada una de estas autonomías sobre el total del Estado en 1982. Pero ambos territorios han prosperado más que la media y sin embargo los porcentajes se mantienen inalterados desde hace 35 años. Esta tasa es una de las cuestiones que la mayoría de expertos en financiación autonómica considera que hay que actualizar porque el peso de Euskadi sobre el total nacional ha aumentado.

¿Cuánto dinero supone?

En los últimos Presupuestos Generales del Estado aprobados, de 2016, se calculaba que el País Vasco debía pagar al Estado 1.525 millones de euros, una cantidad similar a la que se reclama cada año desde 2007. Precisamente hace una década que Euskadi y el Estado no alcanzan un acuerdo por el Cupo. El Gobierno vasco calcula que ha pagado 1.600 millones de más y que el cupo debe rondar los 850 millones anuales, casi la mitad de lo previsto hasta ahora. El Gobierno ha fijado en los Presupuestos de 2017 una cantidad de cerca de 1.200 millones, inferior a lo que venía pagando hasta ahora el País Vasco pero superior a lo que calculan que deberían pagar.

¿Qué opinan los expertos?

La mayoría de expertos cuestionan el Cupo vasco y el Concierto navarro. Consideran que es un sistema que privilegia a Euskadi y Navarra sobre el resto de comunidades autónomas y provoca agravios en el resto de territorios. Aunque el Concierto vasco y el Convenio navarro sí aportan al fondo de solidaridad en el que participan el resto de autonomías, los expertos consideran que es insuficiente y de forma desigual al resto de territorios. Recuerdan que la capacidad fiscal de Euskadi está por encima de la media y, sin embargo, su aportación al sistema está por debajo del promedio. Cuando cuestionan el cupo, no atacan el concierto económico, que está reconocido en la Constitución, si no el método de calcularlo.

Más información