Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno y el Banco de México aún ven margen para la apreciación del peso

Las autoridades económicas del país norteamericano insisten en que su cotización no refleja los fundamentales económicos y la moneda toma aire

Banco de México
Un hombre pasa por delante de una casa de cambio situada en la capital mexicana. CUARTOSCURO

El batacazo sufrido el miércoles por el peso no mueve ni un ápice el optimismo de las autoridades económicas mexicanas. Tanto el Gobierno como el Banco de México siguen confiando en el margen de recuperación que conserva la divisa nacional, instalada en una montaña rusa desde la victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales estadounidenses de noviembre. En una jornada marcada por la falta de referencias económicas, el peso recuperó parte del terreno perdido en la jornada anterior —cuando cayó más de un 1%, su mayor depreciación diaria en más de tres meses, en un episodio de volatilidad del que la moneda se había olvidado en las últimas semanas— y cerró por debajo de los 18,8 dólares.

"Creemos que el peso sigue estando bastante infravalorado", ha resumido este jueves Agustín Carstens, gobernador del Bando de México, en un evento organizado en Washington por el think tank Brookings en los márgenes de la reunión de primavera que celebran estos días el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI). Carstens, que en seis meses hará las maletas para ponerse al frente del Banco de Pagos Internacionales —el coordinador de los bancos centrales de todo el mundo—, ha subrayado que el peso sigue cotizando en niveles históricamente bajos y ha destacado la reciente "corrección" al alza.

Tras la fuerte depreciación sufrida a renglón seguido de la elección de Trump, en noviembre pasado, el peso ha recuperado posiciones en el primer trimestre de 2017. Pero el gobernador del Banco de México aún ve recorrido al alza: "No refleja los fundamentos [económicos de México]. Hasta ahora ha evolucionado bastante favorablemente y espero que continúe siendo el caso", ha subrayado Carstens.

El guardián de la política monetaria mexicana, que ha optado por una política de subida de los tipos de interés para contener las expectativas inflacionistas —los precios suben a un ritmo del 5%— y la pérdida de valor del peso, también se ha mostrado confiado sobre el desenlace de las negociaciones comerciales con la Administración Trump. "Por supuesto que habrá tensiones durante el proceso, pero si hay un acercamiento constructivo ambas naciones podrán salir beneficiadas. Hemos visto sucesos positivos en la relación con EE UU y damos la bienvenida a la renegociación del TLCAN [el tratado comercial que une a ambos países y Canadá desde 1994 y que la Administración Trump ha puesto en jaque]".

En la misma línea, el secretario (ministro) de Hacienda, José Antonio Meade, apuntó el miércoles —justo cuando el peso estaba sufriendo su mayor batacazo en 15 semanas— que el tipo de cambio actual sigue sin plasmar la realidad de la economía mexicana. "Claramente, no reflejaba los fundamentales a principios de año. Están mejor reflejados hoy y creemos que es probable que haya espacio para una mayor apreciación", apuntó a su llegada a Washington. Sin embargo, el titular de Hacienda, peso pesado del Ejecutivo de Enrique Peña Nieto (PRI) en la parcela económico-financiera, rehusó fijar un tipo de cambio objetivo.

EE UU y México acuerdan "fortalecer" la cooperación

El secretario del Tesoro de EE UU, Steve Mnuchin, y su homólogo mexicano, José Antonio Meade, han acordado este jueves "trabajar para reforzar para fortalecer los esquemas de cooperación vigentes en materia de combate al lavado de dinero y financiamiento del terrorismo", según el comunicado hecho público por la delegación mexicana. Ambos responsables económicos han reafirmado, además, el interés mutuo en "fortalecer la cooperación y la integridad del sistema financiero internacional" y han reiterado el interés de los Gobiernos por "dar continuidad" a la agenda de cooperación financiera bilateral. El encuentro de este jueves, celebrado en Washington en el marco de la reunión de primavera del FMI y del Banco Mundial, constituye la tercera cita entre Mnuchin y Meade.