Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy anuncia que subirá la previsión de crecimiento del PIB hasta el 2,7%

El presidente reclama que no haya marcha atrás ni frenos en las reformas para llegar al objetivo de 20 millones de empleos

Rajoy, durante su discurso en la asamblea de CEOE. Foto: Álvaro García Vídeo: EFE

Mariano Rajoy aprovechó este jueves la clausura del 40º aniversario de la asamblea de la patronal CEOE para anunciar que el Consejo de Ministros de la semana que viene aprobará una nueva previsión de crecimiento del PIB español para este año, hasta el 2,7% frente al 2,5% vigente. Esa decisión del Gobierno llegará tras registrar en los últimos días previsiones muy similares y al alza también del Fondo Monetario Internacional, que lo situó en el 2,6%, del BBVA, que apuntó aún más alto, hasta el 3%, el Banco de España, que pronostica un 2,8%, o Funcas, la fundación de las cajas de ahorro. Rajoy justificó esa medida en los datos continuos de crecimiento y empleo del país por cuarto año consecutivo y en el éxito de sus reformas. En esa línea advirtió ante los empresarios y los sindicatos presentes en el auditorio de que ahora no puede consentirse ni una “marcha atrás ni un freno” en esas políticas.

El jefe de Gobierno español esperó hasta el final de su discurso protocolario en la fiesta del 40º aniversario de la CEOE para dibujar su retrato de cómo soportó la peor crisis económica de España hasta 2013, con cuatro años seguidos de recesión, y confrontarlo al escenario actual. Rajoy recordó ahí la destrucción del 10% de la riqueza del país, la pérdida de 3.800.000 empleos, la caída de 70.000 millones en la recaudación pública, la amenaza de quiebra y rescate y hasta el récord de los 635 puntos que vivió la prima de riesgo en julio de 2012, lo que se conoce como el peor momento de su entonces incipiente mandato.

Rajoy señaló así que España evitó entonces el rescate y apuntó que gracias a eso ahora se puede encarar mejor la salida de la crisis, especialmente gracias a la pujanza del sector exterior, de las inversiones de empresarios españoles fuera. El presidente quiso recordar en ese punto que la gestión de la crisis en España es más alabada y reconocida fuera del país que dentro y se apuntó el tanto de esa "buena base" ahora para afrontar el futuro inmediato.

Ese contexto le sirvió a Rajoy para avisar de manera enfática y por dos ocasiones de que ahora no toca ni mirar atrás, ni rectificar todas las políticas ejecutadas "ni bajar la guardia ni repetir lo que se hizo entre 2007 y 2009", durante el último mandato de José Luis Rodríguez Zapatero. El presidente del Gobierno constató que ahora "la situación ha cambiado mucho y para bien" y entiende que aquellas decisiones, sobre todo a favor del gasto público, no se pueden repetir.

"No se puede dar marcha atrás en las reformas porque han funcionado, no se puede desandar el camino de la recuperación, hay que seguir con las políticas reformistas, porque el mundo cambia día a día y no podemos quedarnos atrás", remachó Rajoy. El presidente, eso sí, señaló ante los empresarios presentes que tampoco se puede ahora "ni echar las campanas al vuelo" ni "olvidar a los que peor lo han pasado durante la crisis". Fue en ese contexto cuando adelantó que aunque quiere seguir siendo "prudente y realista" cree que puede revisarse la previsión oficial de crecimiento del 2,5% al 2,7%. El ministro de Economía, Luis de Guindos, en una entrevista con Cinco Días, también adelantó que el crecimiento podría rondar el 3% este año, aunque el Gobierno prefería ser "prudente y cauto" en las predicciones.

El jefe del ejecutivo se guardó un mensaje final para los empresarios y los agentes sociales. Primero les pidió su ayuda, "y aportaré lo que pueda y lo que sepa". Y luego reiteró: "Ni marcha atrás en las reformas ni freno en las nuevas reformas ni olvido a los que han vivido con dificultad". Rajoy indicó que ahora hay una "oportunidad de entrar en una etapa de prosperidad si hacemos las cosas bien y no equivocamos las prioridades".

Más información