Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gas Natural Fenosa reclama un nuevo marco regulatorio en el sector eléctrico

El precio del 'pool' es uno de los más bajos de Europa, afirma el consejero delegado Rafael Villaseca

El consejero delegado de Gas Natural, Rafael Villaseca.
El consejero delegado de Gas Natural, Rafael Villaseca. EFE

El consejero delegado de Gas Natural Fenosa (GNF), Rafael Villaseca, reclamó en la rueda de prensa anterior a la junta de accionistas de la compañía que se celebra en Barcelona esta mañana un cambio del marco regulatorio del mercado eléctrico con el objeto principal de reducir la carga impositiva que sufre. "El precio del pool es uno de los más bajos de Europa (39,6 euros MW/hora), incluyendo impuestos que no tienen otros países", como el canon nuclear y la generación hidroeléctrica. Descontando estos, el precio sería de 31 euros, lo que supone un 28% de impuestos atípicos, añadió Villaseca. "Es decir, casi nueve euros de impuestos en el mercado mayoristas, facilita la importación de energía. Es preciso comenzar a plantear el cambio del mercado para impedir estas inconsistencias", enfatizó.

Villaseca, que ha recibido el apoyo del presidente de la empresa, Isidro Fainé, para su continuidad en el puesto, también denunció las lagunas que existen en España sobre pobreza energética, un asunto en el que la empresa está especialmente sensibilizada por el fallecimiento de una anciana en Reus (Tarragona) en octubre del año pasado, poco después de que Fainé asumiera la presidencia. Por eso, Villaseca recordó que GNF cuenta con 19 convenios con Administraciones Públicas y más de 1.000 acuerdos operativos con municipios españoles con el fin de proteger los problemas de vulnerabilidad. Ha identificado más de 21.000 casos de clientes vulnerables. Y, por ese motivo, a principios de 2017 lanzó un plan nacional al que destina 4,5 millones con una veintena de medidas dirigidas a intensificar las acciones de protección en ese sentido.

Asimismo, aseguró que la empresa se presentará a la próxima subasta de renovables y que no invertirá más en nucleares porque "no es rentable" y mientras no cambie la normativa.

Capítulo especial recibió el caso de Electricaribe, la filial colombiana que ha sido intervenida por el Gobierno de Juan Manuel Santos y por la que GNF ha presentado una reclamación de arbitraje. Fainé subrayó al respecto que va a hacer todos los esfuerzos posibles para llegar a una solución y "alcanzar un acuerdo que sea bueno para los ciudadanos de Colombia y los inversores de esta casa por varias razones: porque el crecimiento del PIB va a estar en una media de 3,4%, el país tiene unas finanzas buenas, tiene un gran potencial de crecimiento, buenas empresas y necesita infraestructuras que van a requerir inversiones".

Villaseca completó, tras recordar que es un problema antiguo y endémico, que la compañía lleva seis años tratando de arreglar la situación sin encontrarse una solución. Ante ello, explicó, la empresa no tuvo más remedio que presentar una demanda de arbitraje. En Argentina, sin embargo, se ha puesto fin al problema regulatorio que existía por la congelación de la tarifa durante años tras la aprobación por parte del Gobierno de una subida.

Según explicó Rafael Villaseca, la empresa cumplió los objetivos del plan estratégico, con fuerte crecimiento de la actividad en Latinoamérica. El grupo tuvo el año pasado una cifra de negocios de 23.184 millones de euros, con un ebitda de 4.970 millones y un beneficio de 1.347, con menores márgenes en el negocio del gas y efecto negativo de la conversión de divisas principalmente en redes de Latinoamérica. El dividendo ha sido de 1,33 euros, lo que supone una cifra récord, con un pay out del 74,2%. La deuda financiera se eleva a 15.423 millones y su capitalización bursátil se acerca a los 18.000 millones (ahora supera los 20.000).

Durante el pasado ejercicio, los principales hitos que destaca el grupo fueron la adjudicación de sendos contratos en Australia y Chile de generación eólica y solar, la adquisición del proyecto solar en Brasil, la compra de la firma irlandesa gasista Vayu, la primera repotenciación en Galicia en el parque eólico del cabo Vilano y el inicio de la construcción de parques eólicos en Canarias.

La empresa energética basa su estrategia en crecer, tanto en redes eléctricas como gasistas, en Latinoamérica y en los mercados emergentes, donde según Fainé existen muchas oportunidades, sobre todo en el área asiática. Asimismo, atenderá la evolución del mix de generación hacia renovables y gas, que a su juicio va en aumento, y a la aparición de nuevo negocios en el sector energético.