Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos tercios de las pymes harán pocas o ninguna inversión en 2017

El octavo Diagnóstico de la Empresa Española de la patronal CEPYME indica que las empresas se centran en reducir la deuda

Trabajadores en una empresa de Barcelona.
Trabajadores en una empresa de Barcelona.

Con unos tipos de interés en negativo y con una recuperación económica que se va haciendo palpable, "parece adecuado que las pequeñas y medianas empresas españolas dediquen esfuerzos en invertir para crecer". Así lo ha asegurado este miércoles el economista Rafael Sambola, autor del octavo Diagnóstico Financiero de la Empresa Española, impulsado por la patronal CEPYME y por la escuela de negocios EADA. El estudio, sin embargo, indica que los empresarios españoles todavía tienen muy presente la crisis económica, tanto, que este año sus beneficios irán destinados en gran parte a la financiación de la deuda. Solo un 38% de las compañías encuestadas en el informe harán inversiones por encima de la amortización.

El estudio, basado en una encuesta a 695 compañías de todos los sectores y tamaños en España, arroja datos positivos pero también da cuenta de las preocupaciones que tienen los empresarios. El informe indica que un 81% de las compañías aumentaron o mantuvieron la facturación, y un 77% cerró el ejercicio con beneficios. El autor del estudio ha resaltado que las sociedades han destinado estos recursos, en un 87%, a la financiación de la deuda, y que solo un 13% ha repartido el beneficio en dividendos.

Los esfuerzos, pues, van dedicados a dejar atrás la crisis y el endeudamiento que supuso, pero Sambola ha advertido de que para crecer es necesario hacer inversiones, algo que no comparten los empresarios: un 39% no hará ninguna inversión, y un 23% solo invertirá en los ámbitos críticos en los que sea necesario para subsistir. "Es importante invertir y también ir hacia la internacionalización, ya que los datos de las empresas exportadoras han sido este año mucho mejores que los de las que no exportan", ha añadido el economista, que recuerda que los bancos "han cambiado el chip" y ya no ponen tantas restricciones para la concesión de crédito. Solo un 17% de los directivos encuestados declara haber tenido dificultades con los bancos, mientras que el año anterior era un 21%.

Entre las cifras esperanzadoras, destaca la consolidación de las ventas y de la rentabilidad de las pymes españolas. Según cuentan los directivos en la encuesta, las ventas de las empresas crecieron un promedio del 3,7%, el mismo porcentaje que en 2015, mientras que la rentabilidad de las inversiones de las empresas sube casi un punto respecto a 2014 y se sitúa en un 7%.

"Aunque haya aumentado, la rentabilidad es todavía muy baja, y valoramos que las compañías se muestren dispuestas a llevar a cabo medidas para mejorarla", ha explicado Sambola. Entre las medidas destacan dedicar esfuerzos a comercializar los productos y a crear nuevas líneas de negocio, así como mejorar el precio de compra de las existencias. “Una medida que nos ha sorprendido muy positivamente es el aumento de la inversión en el marketing online”, ha subrayado Mª Helena de Felipe, presidenta de la patronal catalana FEPIME.

Estas medidas contrastan con las que las empresas se proponían en plena crisis, y que se recogieron en el diagnóstico financiero de 2012. Entonces, la principal preocupación era salvar los muebles, y las empresas se dedicaron a disminuir los gastos y a reducir los costes de personal y de stock. "Ahora podemos decir que esa época ya ha pasado, y que las empresas dejan atrás la reducción de costes para centrarse en la expansión", ha afirmado de Felipe.