Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CASO RATO

Un juez sobresee provisionalmente los pagos de Telefónica y Lazard a Rodrigo Rato

la Audiencia Provincial de Madrid considera que existen dudas razonables sobre la veracidad de la acusación y sobre que suponga un delito

El expresidente de Bankia, Rodrigo Rato
El expresidente de Bankia, Rodrigo Rato EFE

La sección 23 de la Audiencia Provincial de Madrid ha acordado hoy el sobreseimiento provisional de la pieza separada que investigaba presuntos pagos irregulares a Rodrigo Rato por parte de Telefónica y del banco de inversión Lazard, al detectar "dudas razonables" sobre la veracidad de la acusación. El juzgado estima así parcialmente sendos recursos de apelación presentados por Lazard y por su consejero delegado, Pedro Pasquín, tras la decisión del juzgado de instrucción 31 de Madrid de rechazar el sobreseimiento de la causa.

La pieza investigaba un contrato por el que el exministro de Economía percibía su remuneración en Telefónica a través de su empresa Kradonara 2001, presuntamente con objeto de evitar la tributación de dichos importes.

Asimismo, investigaba el pago de cerca de 6,2 millones al exministro entre 2011 y 2013, supuestamente en concepto de indemnización a Rato, que en el pasado había trabajado en el banco de inversión, y el préstamo concedido en la época en la que ya era presidente de Bankia.

Unos hechos que se solaparon en el tiempo con la contratación de Lazard como asesor de la salida a bolsa de la entidad española en verano de 2011, en los que la acusación veía un delito de cohecho o corrupción entre particulares.

En el auto conocido hoy, la Audiencia Provincial de Madrid no sólo considera que existen dudas razonables sobre la veracidad de la acusación, sino que no puede considerarse suficientemente acreditada la perpetración del delito que ha dado lugar a la instrucción de esta pieza separada.

Reconoce que Rato recibió de Lazard un anticipo de 2,2 millones de dólares cuya garantía era la titularidad de acciones que formaban parte de su retribución, por lo que no cabe deducir que existiera "un beneficio o ventaja" para Rato "como contraprestación por favorecer la contratación de Lazard como entidad asesora de Bankia".

Lazard, recuerda la Audiencia de Madrid, venía prestando servicios de asesoría para Caja Madrid -matriz de Bankia- desde 2010, mucho antes de la incorporación de Rato. Además, independientemente de que la salida a bolsa de Bankia "no fue un éxito", Lazard no fue "la única entidad que asesoró al banco español en el complejo proceso de fusión de cajas" y su posterior salida a bolsa. No aprecia tampoco la sala que Rato incumpliera ninguna de las restricciones que en calidad de presidente de Bankia debía mantener en su relación con Lazard.

Cuando se incorporó a Bankia, Rato "no pasó a trabajar para ninguna entidad mercantil haciendo competencia a su antigua empresa -Lazard-, ni menoscabó en absoluto la clientela de ésta restándole clientes", prosigue el auto.

De los hechos "no se desprende mucho más que una coincidencia entre una operación sobre acciones restringidas y la contratación de los servicios de la misma entidad", dos situaciones en las que "confluyeron" Rato y el consejero delegado de Lazard, Pedro Pasquín.