Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La planta de Seat de Martorell ya fabrica el nuevo modelo Arona

La marca invierte 900 millones de euros en una quinta versión del Ibiza y en el pequeño todoterreno nuevo que saldrá el segundo semestre

El president Carles Puigdemont prueba las smartglasses de la línea de producción de Seat en Martorell
El president Carles Puigdemont prueba las smartglasses de la línea de producción de Seat en Martorell

El Arona, el nuevo todoterreno pequeño que Seat lanzará en el segundo semestre de este año, ya se está ensamblando en Martorell (Barcelona). El presidente de la Generalitat Carles Puigdemont ha visitado esta mañana las instalaciones de la marca del Grupo Volkswagen y ha elogiado el poder de tracción de la empresa en la economía catalana. La fábrica está trabajando a toda máquina en la construcción del hermano menor del Ateca y de la nueva versión del Ibiza, que estará en los concesionarios en dos meses. La inversión en I+D de ambos modelos asciende a 900 millones de euros.

El president, acompañado del consejero de Empresa Jordi Baiget y la coordinadora interdepartamental de la Generalitat Elsa Artadi, ha recorrido uno de los talleres de la fábrica y ha visto de primera mano la implementación de tecnologías de última generación como las smart glasses, los robots autónomos o la utilización de exoesqueletos para mejorar la ergonomía de los empleados.

Durante la visita también se pudo ver en la línea algún Arona en ensamblaje, uno de los secretos mejor guardados de la marca. El esqueleto del nuevo crossover ha pasado desapercibido entre las carrocerías del nuevo Ibiza. De hecho tienen un largo similar y la única diferencia visible es que es un poco más alto y que su parte trasera es idéntica a la del Ateca, el modelo todoterreno más grande. La marca aclaró posteriormente que se trata de "preseries", pruebas que se hacen en la línea antes de pasar a la producción para la venta. Su lanzamiento oficial está programado para el segundo semestre de este año.

“Hay una Cataluña Seat en la cual nos podemos reconocer, que ha cambiado la vida de los municipios que la rodean y nos muestra un país que quiere participar en las revoluciones industriales”, ha asegurado Puigdemont. Seat representa el 10% del total de las inversiones catalanas y el 4% del producto interno bruto de Cataluña.

Nueva organización interna

La fábrica de Martorell está modificando su organización interna para responder a la ofensiva de producto de la marca. Los tres turnos que se dedicaban a la fabricación del último León pasarán a ser dos en las próximas semanas y se incrementará uno en la línea de fabricación del nuevo Ibiza, llegando así a tres. Se trata de un trasvase de un centenar de empleados. En la planta, además, se seguirá fabricando la cuarta versión del Ibiza para poder responder a las comandas de otros países.

“Estamos invirtiendo unas cifras nunca vistas para el lanzamiento de los nuevos modelos”, ha explicado Luca de Meo, presidente de Seat. La inversión para lanzar los nuevos dos coches asciende a 900 millones de euros, 100 millones más que lo que implicó sacar el nuevo León. Puigdemont y su anfitrión han llegado a la visita a bordo de un nuevo Ibizia de color rojo. A la planta también han estado invitados los alcaldes de Martorell, Abrera y Sant Esteve de Sesrovires.