Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guindos advierte a la banca: “La inseguridad hipotecaria no la ha creado el Gobierno”

El ministro dice al sector que "si no se atajan los problemas, siempre vuelven” y rechaza cualquier intervención pública en la crisis del Popular

Luis de Guindos, en sus declaraciones ante los medios en el XXIV Encuentro del sector financiero.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha respondido este miércoles a las quejas de los bancos que argumentan que los cambios legales, que buscan una mayor protección al cliente, acabarán subiendo el precio de las hipotecas. Guindos ha argumentado que la futura normativa busca ofrecer mayor transparencia y evitar "que existan espacios de opacidad en los contratos hipotecarios, algo que favorecerá al cliente, pero también a las entidades financieras que no querrán tener sorpresas en el futuro". Y ha concluido: "La inseguridad no la ha creado en absoluto el Gobierno, sino que es consecuencia de otros factores diferentes", les ha advertido. Guindos ha recordado que todos los cambios se han originado en la gran cantidad de sentencias judiciales "que afirmaban que había cláusulas opacas y, por lo tanto, nulas".

En su participación en el XXIV Encuentro del Sector Financiero, organizado por ABC, Deloitte y Sociedad de Tasación, el titular de Economía ha recordado que el 80% de las familias tienen viviendas en propiedad, "que es un factor de estabilidad social y política, y supone más de 10 puntos por encima de la media europea. Algo hemos tenido que hacer bien entre todos. Pero era necesario incrementar la transparencia y eliminar rastros de opacidad de los contratos y eso es lo vamos a hacer con la nueva regulación", ha afirmado. El objetivo del Ejecutivo, recordó, es que los problemas del pasado "no se vuelvan a repetir".

"No hay que desvestir al santo"

Sin embargo, el consejero delegado del Banco Sabadell, Jaime Guardiola, en las mismas jornadas, mantuvo el discurso clásico de la banca. Destacó la necesidad de “no desvestir el santo” con la reforma del mercado hipotecario que prepara el Gobierno. En declaraciones a los periodistas recordó que España es el país que tiene las hipotecas más baratas de Europa y con “más gente con vivienda en propiedad”. Admitió que “ha podido haber malas prácticas y problemas de transparencia” y que hay que “tratar de corregir esas cosas”, aunque subrayó: “No desvistamos mucho el muñeco, porque supondría más costes o menos plazos. Eso sería un error”.

En otra de las sesiones de la jornada, representantes del Santander, el BBVA y CaixaBank hablaron sobre el problema de reputación y la rentabilidad, dos problemas relacionados. Los ejecutivos de las tres entidades líderes admitieron que el riesgo de reputación es ya tan preocupante como el financiero o el del negocio, tras las malas prácticas desveladas. Sin embargo, la consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa, negó esta situación. “Ahora se ve a los bancos como desalmados que se aprovechan de unos clientes ilusos y que sacan ventaja de su posición. Pero la lista de méritos es mucho mayor que la de desméritos. No estoy de acuerdo con el ministro Guindos. Hay que mantener la cabeza alta y decirlo: la banca no fue la responsable de la crisis”, aseguró tajante.

El responsable de Economía, a lo largo de su discurso, ha pedido a la banca que afronte sus problemas sin dilación. Tras recordar que el sector ya ha acometido profundas reformas y medidas, algunas duras para la cuenta de resultados, como las provisiones ha dicho: "Los problemas bancarios son como fantasmas de Shakespeare, si no los abordas a tiempo, vuelven a aparecer".

"Los supervisores dicen que el Popular no tiene problemas"

Preguntado posteriormente si se refería al Banco Popular con estas palabras, Guindos lo negó, y afirmó que "los supervisores lo que nos dicen es que la entidad no tiene problemas ni de liquidez ni de solvencia, porque el Gobierno no tiene inspectores". Sobre la posibilidad de que el Gobierno interviniera en la crisis de la entidad, Guindos lo ha negado tajantemente y ha señalado que en el futuro, la entidad "será lo que sus accionistas quieran que sea".

El ministro ha recalcado que Popular es un banco privado, por lo que es su equipo de gestión el que tiene que tomar las decisiones oportunas. "Ya ha dado indicaciones al respecto y el Gobierno no tiene nada que decir", ha apuntado. En este sentido, ha recordado que Popular tiene una parte de su negocio centrado en pymes, un segmento en el que es una de las entidades con más presencia.

Respecto a la posibilidad de que el banco pueda participar en una operación corporativa, De Guindos ha eludido pronunciarse y ha recalcado nuevamente que Popular es una entidad privada. "Lo que decidan sus gestores, siempre que esté dentro de la normativa y de la Ley, el Gobierno no tiene nada que decir", ha zanjado.

Más información