Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El salón de las novias cosmopolitas

Fira de Barcelona acoge la exhibición de uno de los sectores de más éxito del textil español

Un desfile en la Barcelona Bridal Fashion Week.
Un desfile en la Barcelona Bridal Fashion Week.

Desde hace varios años, España es el único país occidental (y el segundo del mundo, después de China) que fabrica más trajes de novia de los que consume. Ese poderío exportador se refleja en la 27ª edición de la Barcelona Bridal Fashion Week, el encuentro anual del sector en la capital catalana. La organización anuncia su máximo histórico en el número de expositores internacionales, que se combina con la llegada de 800 compradores estratégicos procedentes de 70 países. Todo está a punto ya para que entre los próximos 25 y 30 de abril, los pabellones del Recinto Gran Vía de la Fira de Barcelona vivan un ambiente "más cosmopolita que nunca", en palabras de Estermaria Laruccia, directora del salón.

La ideóloga de la hoja de ruta internacionalista como prioridad del salón es la propia Laruccia, que el año pasado recogió el testigo de Miguel Serrano. Ya en 2016 se propuso el desembarco en EE UU con diseñadores invitados como Naeem Khan y blogueras muy seguidas como Style Me Pretty, que solo en su cuenta de Instagram tiene casi un millón de seguidores.

Pero el mandato no se nota solo en la parte más visible, sino también en de exposición comercial, que se amplía y renueva. Contará con más de 300 marcas, de entre ellas, el 65% son internacionales —la mayor cuota hasta ahora— vienen de 25 países, y 78 debutan este año. El salón destaca la presencia del venezolano Ángel Sánchez, diseñador de cabecera entre las celebrities de Hollywood.

Otra firma que sobresale es Randy Fenoli, el presentador del programa de televisión de EE UU Say yes to the dress, que expondrá su propia línea de vestidos de novia en el salón. La invitación encaja con las formas de compra de las mujeres de la generación millennial..Aunque la compra se haga en una tienda convencional y con todas las pruebas pertinentes, las futuras novias hacen las primeras búsquedas de vestido en Internet, comparten fotografías y modelos con las amigas y están atentas a programas como el de Fenoli.

25 firmas presentarán en los desfiles las colecciones para 2018 de vestidos y accesorios de novia, novio, ceremonias y comuniones. Entre ellas, aparte de la gran presencia extranjera, no faltarán los buques insignia, Rosa Clará y Pronovias que vuelven a abrir y cerrar los desfiles respectivamente.Estas dos empresas venden en el exterior siete de cada diez de los trajes que fabrican en España.

Los 800 compradores estratégicos han sido contactados directamente por la organización. Ellos son los encargados de colocar el género en los destinos principales de la exportación: América Latina y Asia, mayoritariamente, de donde vienen también los mayores compradores. La organización resalta Bergdorf Goodman, la icónica tienda de la Quinta Avenida de Nueva York, y Neiman Marcus, presente con sus establecimientos en 19 estados de EE UU, Kleinfields —escenario de Say yes to the dress— o las japonesas Hatusko Ento o Matsuo International, auténticos polos de atracción para las novias japonesas que buscan vestidos de estilo occidental y de calidad.

Según sus propios datos, el sector en España factura cerca de 1.300 millones de euros, y supone del 12,9% sobre el conjunto de la industria textil. El repunte ha sido un bálsamo para un mercado que en 2013 había caído a la mitad desde los 4.300 millones de euros facturados en 2007. Un tobogán que rebajó el número de matrimonios en una cuarta parte, y el gasto de cada boda en más del 40%. Sin embargo, la exportación ha sostenido una red de 700 compañías que dan empleo a más de 6.000 personas en todo el país, produciendo cada año 755.000 vestidos (de los que un 41,6% se fabrican en Cataluña).

Como siempre, el reto es diferenciarse de China, el gran rival, que compite sobre todo por precio.  "Aparte de la demanda del espacio expositivo de la BBFW, que sigue aumentando año tras año, estamos satisfechos sobre todo por haberlo conseguido dando prioridad a la calidad" explica Laruccia. El secretario general catalán de empresa y competitividad, Joan Aregio, definió la feria en su presentación en marzo como "un espacio de reflexión e intercambio de conocimientos en un sector donde hay mucha competitividad, y permanecer a la cabeza es una ardua tarea", apuntó. El dirigente confirmó además la renovación del salón para las ediciones de 2017, 2018, y 2019. El salón asegura que ha registrado un aumento del 15% el número de marcas presentes con respecto a la convocatoria de 2016 y este año prevé 18.000 visitas.